SER QUIEN ERES | Franz Kafka

#Ser #Presente #Futuro #FranzKafka #Kafka

#SaludEmocional #Salud #Emocional #Emociones #Claves para #SerYSentirteMejor #Frase #19116

***

SUSCRÍBETE a mi página sobre la VIDA, el MORIR, el DUELO por la MUERTE propia o de un ser amado y MUCHO MÁS…  www.patriciaanaya.com

.

DERECHO DE EXPRESIÓN | Voltaire

#DerechoExpresion #Diferencias #Respeto #Defensa #Voltaire

#SaludEmocional #Salud #Emocional #Emociones #Claves para #SerYSentirteMejor #Frase #19103

***

SUSCRÍBETE a mi página sobre la VIDA, el MORIR, el DUELO por la MUERTE propia o de un ser amado y MUCHO MÁS…  www.patriciaanaya.com

.

AUTENTICIDAD | Friedrich Nietzsche

#Autenticidad #SerTúMismo #Soledad #Temor #FriedrichNietzsche #Nietzsche

#SaludEmocional #Salud #Emocional #Emociones #Claves para #SerYSentirteMejor #Frase #19065

.

ACÉPTATE A TI | Patricia Anaya

¡Para de sentir vergüenza por ser como eres!

¡Para de sentir culpa por hacer lo que haces!

No te disculpes más ante el mundo

por pensar como piensas,

por hablar como hablas,

por vestir como vistes,

por comer lo que comes,

por roncar como roncas,

por reír como ríes,

por decidir como decides.

por ser quien Eres.

Estas disculpas tan solo reflejan

que te avergüenzas de ti,

que sientes culpa,

que no te aceptas,

que no te amas.

Si vas a vivir contigo el resto de tu vida,

es tiempo ya de que te aceptes como eres,

sin poner tu aceptación de ti,

por debajo de la aceptación,

que de los otros recibas.

Empieza ya a aceptar

tus dones,

tus limitaciones,

tus rarezas,

tus sinsabores,

tus sueños,

tus conductas únicas,

tus deleites,

tus diferencias,

tu todo.

Y aceptar no significa

estar de acuerdo

con todo,

en todo momento.

Cuando logras aceptarte a ti,

te generas la oportunidad

de observarte y de percibir,

de manera transparente

honesta,

sin prejuicios,

lo que en verdad

te agrada y amas de ti,

y lo que no te agrada

ni aprecias de ti.

Y cuando tengas claro

aquello que no te agrade a ti,

y solo a ti,

valorarás si es o no factible

realizar genuinos cambios,

cuándo y cómo

tú lo decidas.

Y entonces te motivarás

a precisar una fecha próxima

para empezar a transformar eso

por algo que te haga sentir más feliz,

por algo que te haga ser mejor persona,

por algo que si aceptes,

por algo que si ames,

en todas sus aristas,

en todos sus rincones.

Y así, paso a paso

te irás adentrando cada vez más

en la aceptación

de tu Ser

tal como Es,

sin temores,

sin máscaras,

sin ese gasto inútil de tu energía

en la incesante búsqueda

de ser diferente solamente

para satisfacer a los demás,

para que te quieran,

o, al menos, para que te aprueben.

Tu vida será mucho más sencilla

si logras aceptarte a ti,

si logras tu autoamor,

si simplemente Eres como tú Eres.

Acepta tu materia.

Acepta tu pensar.

Acepta tu sentir.

Acepta tu hacer.

Y condúcete sin miedo

por el camino que has elegido vivir.

Y hazte la promesa

de que nunca,

nunca jamás,

ni por un instante,

te atreverás

a sentir vergüenza por como eres,

ni a sentir culpa por lo que haces.

¬Patricia Anaya

Photo by Alexandr Ivanov /Unsplash

***

.

ALEGORÍA DE LOS SIGNOS DEL ZODIACO | Martín Schulman

 Y fue por la mañana cuando Dios se encontró ante sus doce hijos y plantó la semilla de la vida humana en cada uno de ellos. Uno a uno, cada hijo se adelantó para recibir el don concedido.

A ti, Aries, te concedo mi semilla el primero, para que tengas el honor de plantarla. Que por cada semilla que plantes un millón más se multiplique en tu mano. No tendrás tiempo para ver crecer la semilla, pues cada cosa que plantes creará más, que tendrá que ser plantado.  Serás el primero en penetrar en el terreno de las mentes humanas con mi idea. Pero tu trabajo no consiste en alimentar la idea ni en cuestionarla. Tu vida es acción, y la única acción que yo te adscribo es la de empezar a hacer que los hombres cobren conciencia de mi creación. En compensación por tu buen trabajo, te concedo la virtud de la autoestima. Tranquilamente, Aries se retiró para volver a ocupar su lugar.

A ti, Tauro, te concedo el poder de convertir la semilla en sustancia. Tu trabajo es grande y requiere paciencia, pues debes terminar todo aquello que haya sido empezado, para que las semillas no se pierdan en el viento. Ni te cuestionarás ni cambiarás de idea en medio de tu trabajo, ni dependerás de otros para hacer lo que te pido que hagas. A cambio, te concedo el donde la fortaleza. Utilízala sabiamente. Y Tauro retrocedió para volver a ocupar su lugar.

A ti, Géminis, te entrego las cuestiones sin respuestas, para que puedas aportar a todos una comprensión de lo que el hombre ve a su alrededor. Nunca sabrás porqué los hombres hablan o escuchan, pero en tu búsqueda de las respuestas hallarás el don, que te concedo, del conocimiento. Y Géminis retrocedió para volver a ocupar su lugar.

A ti, Cáncer, te adscribo la tarea de enseñarles a los hombres lo que es la emoción. La idea que tengo sobre ti es que les hagas reír y llorar, de modo que todos ellos vean y piensen que la plenitud se desarrolla desde el interior. A cambio te concedo el don de la familia, para que tu plenitud pueda multiplicarse. Y Cáncer retrocedió para volver a ocupar su lugar.

A ti, Leo, te encargo la tarea de desplegar mi creación, en toda su brillantez ante el mundo. Pero debes llevar cuidado con el orgullo y recordar siempre que se trata de mi creación, y no de la tuya. Porque si olvidas eso, los hombres se burlarán de ti. Hay mucha alegría en el trabajo que te encargo si sabes hacerlo bien. A cambio te concedo el don del honor. Y Leo retrocedió para volver a ocupar su lugar.

A ti, Virgo, te pido que examines todo aquello que ha hecho el hombre con mi creación. Tienes que escudriñar agudamente sus formas y recordarle sus errores, de tal modo que, a través de ti, se pueda perfeccionar mi creación. A cambio de ello te concedo el don de la pureza de pensamiento. Y Virgo retrocedió para volver a ocupar su lugar.

A ti, Libra, te encargo la misión del servicio, para que el hombre sea consciente de sus deberes para con otros. Para que sepa lo que es la cooperación así como la habilidad para reflejar el otro lado de sus acciones. Te situaré allí donde haya desacuerdo y recompensaré tu esfuerzo con el don del amor. Y Libra retrocedió para volver a ocupar su lugar.

A ti Escorpio, te encargo una tarea muy difícil. Tendrás la habilidad para conocer las mentes de los hombres, pero no te permito hablar sobre aquello que hayas aprendido. En muchas ocasiones sentirás dolor por lo que ves, y en tu dolor te alejarás de mí, y olvidarás que no soy yo, sino la perversión de mi idea lo que está causando tu dolor. Verás tanto del hombre que llegarás a conocerlo como un animal, y lucharás tanto con sus instintos animales existentes en ti mismo, que perderás tu camino, pero cuando finalmente regreses a mi, Escorpio, te concederé el don supremo de la firmeza. Y Escorpio retrocedió para volver a ocupar su lugar.

A ti, Sagitario, te pido que hagas reír a los hombres porque, como consecuencia de su mala interpretación de mi idea, se sentirán amargados. Gracias a la risa darás esperanza al hombre, y gracias a la esperanza ellos volverán sus ojos hacia mí. Tocarás muchas vidas aunque sólo sea por breves instantes, y conocerás la inquietud en cada una de las vidas que toques. A ti, sagitario, te concedo el don de la abundancia infinita, para que puedas extenderla con la suficiente amplitud como para alcanzar cada rincón de oscuridad llevando la luz a él. Y Sagitario retrocedió para volver a ocupar su lugar.

 A ti, Capricornio, te pido la herramienta de tu frente, para que puedas enseñar a los hombres a trabajar. Tu tarea no es fácil, pues tendrás la sensación de que todos los trabajos de los hombres descansan sobre tus hombros: pero a cambio del yugo de tus cargas, pongo en tus manos la responsabilidad del hombre. Y Capricornio retrocedió para volver a ocupar su lugar.

 A ti, Acuario, te entrego el concepto del futuro, para que el hombre pueda ver otras posibilidades. Tendrás que sufrir el dolor de la soledad, pues no te permito que personalices mi amor. Pero a cambio de abrir los ojos de los hombres a nuevas posibilidades, te entrego el don de la libertad, para que con ella puedas seguir sirviendo a la humanidad cada vez que ésta lo necesite así. Y Acuario retrocedió para volver a ocupar su lugar.

A ti, Piscis, te encargo la tarea más difícil de todas. Te pido que recojas todas las penas de los hombres y me las devuelvas a mí. Tus lágrimas serán, en último término, mis propias lágrimas. La pena que absorberás será el efecto de la mala interpretación que pueda hacer el hombre de mi idea, pero tu le ofrecerás la compasión suficiente como para que él vuelva a intentarlo. A cambio de ésta, la tarea más difícil de todas, te concedo también el mayor don de todos. Serás el único de entre mis doce hijos en comprenderme. Pero este don de la comprensión sólo es para ti, Piscis, porque cuando intentes comunicarlos al hombre, éste no te escuchará. Y Piscis retrocedió para volver a ocupar su lugar.

 

Después Dios dijo:

Cada uno de vosotros participáis de una parte de mi idea. No debéis confundir esa parte con la totalidad de mi idea, ni tampoco debéis desear intercambiar partes entre vosotros. Porque cada uno de vosotros es perfecto, pero eso es algo que no sabréis hasta que los doce seáis uno solo. Porque sólo entonces se os revelará la totalidad de mi idea a cada uno de vosotros.

Y los hijos se marcharon, cada uno decidido a hacer su trabajo lo mejor posible para poder tomar así su don. Pero ninguno de ellos comprendió por completo ni la tarea a realizar ni el don a recibir.

Y cuando, extrañados, regresaron, Dios dijo:

Cada uno de vosotros creéis que los dones de los demás son mejores. En consecuencia, os permitiré cambiar.

Y por el momento cada hijo se regocijó al considerar todas las posibilidades de su nueva misión.

Pero Dios sonrió y dijo:

Regresaréis a mi muchas veces, pidiéndome que os alivie de vuestra misión y en cada ocasión yo os garantizaré el cumplimiento de vuestro deseo. Pasaréis por incontables encarnaciones antes de completar la misión original que os he prescrito. Os concedo un tiempo incontable para hacerlo, pero sólo cuando esté hecha podréis estar conmigo.

¬Martín Schulman

Photo by Pixabay

***

.

MOMENTOS VACÍOS | Osho

blog-momentos-vacios

Las actitudes son nuestras creaciones,

son nuestros prejuicios, nuestras invenciones.

La vida no es creada por nosotros;

al contrario, nosotros somos sólo ondas en el lago de la vida.

¿Qué clase de actitud puede tener una ola con respecto al océano?

¿Qué tipo de actitud puede tener

una hoja de hierba hacia la Tierra, la Luna, el Sol o las estrellas?

Todas las actitudes son egoístas, todas las actitudes son estúpidas.

La vida no es una filosofía, no es un problema; es un misterio.

Tienes que vivirla, no de acuerdo a cierto patrón de conducta,

no de acuerdo a un condicionamiento,

de acuerdo con lo que te han contado sobre ella.

Tienes que empezar de nuevo, desde cero.

No me interesa saber lo que haces para vivir.

Quiero saber cuál es tu dolor

y si estás dispuesto a soñar

para encontrar el anhelo de tu corazón.

No me interesa saber qué edad tienes.

Quiero saber si arriesgarás parecer un tonto, por amor,

por tus sueños, por la aventura de estar vivo.

No me interesa saber que planetas circundan tu luna.

Quiero saber si has tocado el centro de tu propia tristeza,

si has estado abierto a las traiciones de la vida,

o si te has vuelto marchito y cerrado por miedo a más dolor!

Quiero saber si te puedes sentar con el dolor, tuyo o mío,

sin moverte para esconderlo, disminuirlo o arreglarlo.

Quiero saber si puedes estar con la alegría, tuya o mía

y si puedes bailar libremente y dejar que el éxtasis

te llene desde las puntas de los dedos de tus manos

y hasta los pies, sin advertirnos ser cuidadosos

o realistas o recordar las limitaciones de ser humano.

No me interesa si la historia que me cuentas es cierta.

Quiero saber si puedes desilusionar a otros

por ser sincero contigo mismo; si puedes soportar

la acusación de la traición, sin traicionar tu propia alma.

Quiero saber si puedes ser fiel,

y por lo tanto ser digno de confianza.

Quiero saber si puedes ver la belleza,

aun cuando cada día no sea hermoso…

Quiero saber si puedes vivir el fracaso,

tuyo o mío.

Y aún así, pararte en la orilla de un lago

y gritarle a la luna plateada… ¡Si!

No me interesa saber dónde vives, o cuánto dinero tienes.

Quiero saber si te puedes levantar

después de una noche de dolor y desesperación,

abatido hasta los huesos,

y hacer lo que necesita ser hecho para los niños.

No me interesa saber quién eres, o cómo llegaste aquí.

Quiero saber si te puedes parar conmigo

en el centro del fuego y no retroceder.

No me interesa dónde, qué, o con quién has estudiado.

Quiero saber si te sostienes desde adentro

cuando todo se cae a tu alrededor.

Quiero saber si puedes estar solo contigo mismo.

Y si verdaderamente disfrutas la compañía

que mantienes en tus momentos vacíos.

                                                                                      Osho

<<<>>>

PROMÉTETE | Christian Larson

Blog Prometete

Prométete:

Ser fuerte y que nada pueda perturbar tu paz mental.

Hablar solo de salud, felicidad y prosperidad

con cada persona que encuentres.

Ver lo bueno de todo y hacer el Sigue leyendo

CAMINO CON CORAZÓN | Carlos Castaneda

Y Don Juan Matus le explicó:

Cualquier cosa es un camino entre cantidades de caminos.

Por eso debes tener siempre presente que un camino es sólo un camino;

si sientes que no deberías seguirlo, no debes seguir en él bajo ninguna condición.

Para tener esa claridad debes llevar una vida disciplinada.

Solo entonces sabrás que un camino es nada más un camino,

y no hay afrenta, ni para ti ni para otros, en dejarlo si eso es lo que tu corazón te dice.

Pero tu decisión de seguir en el camino o de dejarlo

debe estar libre de miedo y de ambición.

Te prevengo.

Mira cada camino de cerca y con intención.

Pruébalo tantas veces como consideres necesario.

Luego hazte a ti mismo, y a ti solo, una pregunta.

Es una pregunta que solo se hace un hombre muy viejo.

Mi benefactor me habló de ella una vez cuando yo era joven,

y mi sangre era demasiado vigorosa para que yo la entendiera.

Ahora sí la entiendo.

Te diré cuál es:

« ¿Tiene corazón este camino? »

Todos los caminos son lo mismo: no llevan a ninguna parte.

Son caminos que van por el matorral.

Puedo decir que en mi propia vida he recorrido caminos largos, largos,

pero no estoy en ninguna parte.

Ahora tiene sentido la pregunta de mi benefactor:

« ¿Tiene corazón este camino? »

Si tiene, el camino es bueno; si no, de nada sirve.

Ningún camino lleva a ninguna parte, pero uno tiene corazón y el otro no.

Uno hace gozoso el viaje; mientras lo sigas, eres uno con él.

El otro te hará maldecir tu vida. Uno te hace fuerte; el otro te debilita.

 ¬Carlos Castaneda

Libro: Las enseñanzas de Don Juan

Photo by wallpapersafari

***

.