ALEGORÍA DE LOS SIGNOS DEL ZODIACO | Martín Schulman

 Y fue por la mañana cuando Dios se encontró ante sus doce hijos y plantó la semilla de la vida humana en cada uno de ellos. Uno a uno, cada hijo se adelantó para recibir el don concedido.

A ti, Aries, te concedo mi semilla el primero, para que tengas el honor de plantarla. Que por cada semilla que plantes un millón más se multiplique en tu mano. No tendrás tiempo para ver crecer la semilla, pues cada cosa que plantes creará más, que tendrá que ser plantado.  Serás el primero en penetrar en el terreno de las mentes humanas con mi idea. Pero tu trabajo no consiste en alimentar la idea ni en cuestionarla. Tu vida es acción, y la única acción que yo te adscribo es la de empezar a hacer que los hombres cobren conciencia de mi creación. En compensación por tu buen trabajo, te concedo la virtud de la autoestima. Tranquilamente, Aries se retiró para volver a ocupar su lugar.

A ti, Tauro, te concedo el poder de convertir la semilla en sustancia. Tu trabajo es grande y requiere paciencia, pues debes terminar todo aquello que haya sido empezado, para que las semillas no se pierdan en el viento. Ni te cuestionarás ni cambiarás de idea en medio de tu trabajo, ni dependerás de otros para hacer lo que te pido que hagas. A cambio, te concedo el donde la fortaleza. Utilízala sabiamente. Y Tauro retrocedió para volver a ocupar su lugar.

A ti, Géminis, te entrego las cuestiones sin respuestas, para que puedas aportar a todos una comprensión de lo que el hombre ve a su alrededor. Nunca sabrás porqué los hombres hablan o escuchan, pero en tu búsqueda de las respuestas hallarás el don, que te concedo, del conocimiento. Y Géminis retrocedió para volver a ocupar su lugar.

A ti, Cáncer, te adscribo la tarea de enseñarles a los hombres lo que es la emoción. La idea que tengo sobre ti es que les hagas reír y llorar, de modo que todos ellos vean y piensen que la plenitud se desarrolla desde el interior. A cambio te concedo el don de la familia, para que tu plenitud pueda multiplicarse. Y Cáncer retrocedió para volver a ocupar su lugar.

A ti, Leo, te encargo la tarea de desplegar mi creación, en toda su brillantez ante el mundo. Pero debes llevar cuidado con el orgullo y recordar siempre que se trata de mi creación, y no de la tuya. Porque si olvidas eso, los hombres se burlarán de ti. Hay mucha alegría en el trabajo que te encargo si sabes hacerlo bien. A cambio te concedo el don del honor. Y Leo retrocedió para volver a ocupar su lugar.

A ti, Virgo, te pido que examines todo aquello que ha hecho el hombre con mi creación. Tienes que escudriñar agudamente sus formas y recordarle sus errores, de tal modo que, a través de ti, se pueda perfeccionar mi creación. A cambio de ello te concedo el don de la pureza de pensamiento. Y Virgo retrocedió para volver a ocupar su lugar.

A ti, Libra, te encargo la misión del servicio, para que el hombre sea consciente de sus deberes para con otros. Para que sepa lo que es la cooperación así como la habilidad para reflejar el otro lado de sus acciones. Te situaré allí donde haya desacuerdo y recompensaré tu esfuerzo con el don del amor. Y Libra retrocedió para volver a ocupar su lugar.

A ti Escorpio, te encargo una tarea muy difícil. Tendrás la habilidad para conocer las mentes de los hombres, pero no te permito hablar sobre aquello que hayas aprendido. En muchas ocasiones sentirás dolor por lo que ves, y en tu dolor te alejarás de mí, y olvidarás que no soy yo, sino la perversión de mi idea lo que está causando tu dolor. Verás tanto del hombre que llegarás a conocerlo como un animal, y lucharás tanto con sus instintos animales existentes en ti mismo, que perderás tu camino, pero cuando finalmente regreses a mi, Escorpio, te concederé el don supremo de la firmeza. Y Escorpio retrocedió para volver a ocupar su lugar.

A ti, Sagitario, te pido que hagas reír a los hombres porque, como consecuencia de su mala interpretación de mi idea, se sentirán amargados. Gracias a la risa darás esperanza al hombre, y gracias a la esperanza ellos volverán sus ojos hacia mí. Tocarás muchas vidas aunque sólo sea por breves instantes, y conocerás la inquietud en cada una de las vidas que toques. A ti, sagitario, te concedo el don de la abundancia infinita, para que puedas extenderla con la suficiente amplitud como para alcanzar cada rincón de oscuridad llevando la luz a él. Y Sagitario retrocedió para volver a ocupar su lugar.

 A ti, Capricornio, te pido la herramienta de tu frente, para que puedas enseñar a los hombres a trabajar. Tu tarea no es fácil, pues tendrás la sensación de que todos los trabajos de los hombres descansan sobre tus hombros: pero a cambio del yugo de tus cargas, pongo en tus manos la responsabilidad del hombre. Y Capricornio retrocedió para volver a ocupar su lugar.

 A ti, Acuario, te entrego el concepto del futuro, para que el hombre pueda ver otras posibilidades. Tendrás que sufrir el dolor de la soledad, pues no te permito que personalices mi amor. Pero a cambio de abrir los ojos de los hombres a nuevas posibilidades, te entrego el don de la libertad, para que con ella puedas seguir sirviendo a la humanidad cada vez que ésta lo necesite así. Y Acuario retrocedió para volver a ocupar su lugar.

A ti, Piscis, te encargo la tarea más difícil de todas. Te pido que recojas todas las penas de los hombres y me las devuelvas a mí. Tus lágrimas serán, en último término, mis propias lágrimas. La pena que absorberás será el efecto de la mala interpretación que pueda hacer el hombre de mi idea, pero tu le ofrecerás la compasión suficiente como para que él vuelva a intentarlo. A cambio de ésta, la tarea más difícil de todas, te concedo también el mayor don de todos. Serás el único de entre mis doce hijos en comprenderme. Pero este don de la comprensión sólo es para ti, Piscis, porque cuando intentes comunicarlos al hombre, éste no te escuchará. Y Piscis retrocedió para volver a ocupar su lugar.

 

Después Dios dijo:

Cada uno de vosotros participáis de una parte de mi idea. No debéis confundir esa parte con la totalidad de mi idea, ni tampoco debéis desear intercambiar partes entre vosotros. Porque cada uno de vosotros es perfecto, pero eso es algo que no sabréis hasta que los doce seáis uno solo. Porque sólo entonces se os revelará la totalidad de mi idea a cada uno de vosotros.

Y los hijos se marcharon, cada uno decidido a hacer su trabajo lo mejor posible para poder tomar así su don. Pero ninguno de ellos comprendió por completo ni la tarea a realizar ni el don a recibir.

Y cuando, extrañados, regresaron, Dios dijo:

Cada uno de vosotros creéis que los dones de los demás son mejores. En consecuencia, os permitiré cambiar.

Y por el momento cada hijo se regocijó al considerar todas las posibilidades de su nueva misión.

Pero Dios sonrió y dijo:

Regresaréis a mi muchas veces, pidiéndome que os alivie de vuestra misión y en cada ocasión yo os garantizaré el cumplimiento de vuestro deseo. Pasaréis por incontables encarnaciones antes de completar la misión original que os he prescrito. Os concedo un tiempo incontable para hacerlo, pero sólo cuando esté hecha podréis estar conmigo.

¬Martín Schulman

Photo by Pixabay

***

.

Anuncios

LA VERDAD | Ramtha

La verdad es sólo lo que un individuo percibe como tal.

La verdad es una opinión, una actitud, una creencia que se ha convertido en absoluta en el pensamiento creativo.

Sin embargo, la opinión de cada cual sobre cualquier cosa diferirá, a menudo vastamente, porque cada uno ha formulado esa opinión basándose en sus experiencias únicas y en el entendimiento o confusión que haya obtenido en su alma, no sólo durante esta vida, sino durante todas las vidas vividas antes que ésta.

De esta manera, una entidad creerá que algo es verdad, mientras otra quizás no.

Ambos no pueden comprenderse mutuante, porque ellos no han sido la misma persona, ni han tenido las mismas experiencias colectivas.

¿La verdad de quién es la correcta?

Las dos lo son.

Las dos son verdaderamente ciertas.

Porque cada uno está expresando la verdad que su experiencia y conocimiento le han permitido percibir.

Pero si la verdad de alguien es que su verdad es la única correcta, su entendimiento está limitado.

¬Ramtha

Photo by Pixabay

***

EL MUNDO ES COMO TÚ ERES | Osho

Blog 0185 El Mundo Es Como Tu Eres Osho Ph JohannesPlenio

 

El mundo es como tú eres.

Si tu eres complicado, es complicado.

Si tú eres simple, es muy simple.

En otras palabras, tú eres el mundo.

 

La mente lo complica todo. Incluso la cosa más simple se vuelve complicada por la sencilla razón de que la función de la mente es luchar contra las complejidades y conquistar tierras que ella misma ha proyectado.

 

Pero, para el corazón, todo es simple.

Simplemente toma el mundo tal como es.

 

Y si profundizas un poco más, para el ser, incluso la palabra “simplicidad” es demasiado complicada.

 

Las cosas son como son.

 

Y, en esa experiencia, la existencia se convierte en tu hogar; no en una lucha por resolver problemas, no en una tormenta de emociones, sino en un lugar para descansar y relajarse, y dejar que las cosas sean como son.

 

¬Osho

*Libro: No te cruces en tu camino: No puedes evitar ser quien eres.

EL PEQUEÑO PEZ  |  Anthony De Mello

Blog 0183 El Pequeño Pez Anthony De Mello

 

«Usted perdone», le dijo un pez a otro,

«es usted más viejo y con más experiencia que yo

y probablemente podrá usted ayudarme.

 

Dígame: «¿dónde puedo encontrar eso que llaman Océano?

He estado buscándolo por todas partes, sin resultado».

 

«El Océano», respondió el viejo pez,

«es donde estás ahora mismo».

 

« ¿Esto? Pero si esto no es más que agua…

Lo que yo busco es el Océano»,

replicó el joven pez, totalmente decepcionado,

mientras se marchaba nadando a buscar en otra parte.

 

 

Se acercó al Maestro, vestido con ropas sannyasi y hablando el lenguaje de los sannyasi: «He estado buscando a Dios durante años. Dejé mi casa y he estado buscándolo en todas las partes donde Él mismo ha dicho que está: en lo alto de los montes, en el centro del desierto, en el silencio de los monasterios y en las chozas de los pobres».

 

 

«¿Y lo has encontrado?», le preguntó el Maestro.

«Sería un engreído y un mentiroso si dijera que sí. No; no lo he encontrado. ¿Y tú?».

 

¿Qué podía responderle el Maestro?

 

El sol poniente inundaba la habitación con sus rayos de luz dorada. Centenares de gorriones gorjeaban felices en el exterior, sobre las ramas de una higuera cercana. A lo lejos podía oírse el peculiar ruido de la carretera. Un mosquito zumbaba cerca de su oreja, avisando que estaba a punto de atacar… Y sin embargo, aquel buen hombre podía sentarse allí y decir que no había encontrado a Dios, que aún estaba buscándolo.

 

Al cabo de un rato, decepcionado, salió de la habitación del Maestro y se fue a buscar a otra parte.

 

Deja de buscar, pequeño pez.

No hay nada que buscar.

Sólo tienes que estar tranquilo, abrir tus ojos y mirar.

No puedes dejar de verlo.

 

¬Anthony De Mello 

 

<<<>>>

 

 

.

ELOGIOS | Louise L. Hay

Blog 0181 Elogios Louise Hay

 

Cada uno de nosotros está haciendo lo mejor que puede hacer en este momento.

Si supiéramos más y tuviéramos más entendimiento y más conciencia,

entonces haríamos las cosas de otra manera.

 

 

Me siento a gusto conmigo mismo.

Elógiate y repítete a ti mismo lo absolutamente maravilloso que eres.

No te critiques.

Cuando hagas algo nuevo, no te recrimines porque no te salga bien al principio.

Practica.

Aprende qué es lo que funciona y lo que no funciona.

La próxima vez que hagas algo nuevo o diferente,

algo que apenas si estás aprendiendo ponte de tu parte.

No te digas qué fue lo que hiciste mal; elógiate por lo que hiciste bien.

Recompénsate, levántate el ánimo,

de manera que la próxima vez que lo hagas te sientas realmente bien por hacerlo.

Cada vez te saldrá mejor, y mejor, y mejor.

Y pronto tendrás una habilidad nueva.

¬Louise Hay

 

<<<>>>

SUEÑOS SEMILLA  | Jorge Bucay

Blog 0165 Sueños Semillas Bucay

 

En el silencio de mi reflexión percibo todo mi mundo interno como si fuera una semilla, de alguna manera pequeña e insignificante, pero también pletórica de posibilidades. Y veo en sus entrañas el germen de un árbol magnífico, el árbol de mi propia vida en proceso de desarrollo.

 

En su pequeñez, cada semilla contiene

el espíritu del árbol que será después.

 

Cada semilla sabe cómo transformarse en árbol, cayendo en tierra fértil, absorbiendo los jugos que la alimentan, expandiendo las ramas y el follaje, llenándose de flores y frutos para poder dar lo que tienen que dar.

 

Cada semilla sabe cómo llegar a ser árbol.

Y tantas son las semillas como los sueños secretos.

 

Dentro de nosotros, innumerables sueños esperan el momento de germinar, echar raíces y darse luz, morir como semillas para convertirse en árboles. Árboles magníficos y orgullosos, que a su vez nos digan, en su solidez, que oigamos nuestra Voz Interior; que escuchemos  la sabiduría de nuestros sueños semilla.

 

Ellos, los sueños, indican el camino con símbolos y señales de toda clase, en cada lecho, en cada momento, entre las cosas y entre las personas, en los dolores y en los placeres, en los triunfos y en los fracasos.

 

Lo soñado nos enseña, dormidos o despiertos, a vernos, a escucharnos, a darnos cuenta. Nos muestra el rumbo en presentimientos huidizos  o en relámpagos de lucidez cegadora.

 

Y así crecemos,

nos desarrollamos,

evolucionamos.

 

Y, un día, mientras transitamos este eterno presente que llamamos vida, las semillas de nuestros sueños  se transforman en árboles, y desplegarán sus ramas que, como las gigantescas, cruzarán el cielo, uniendo en un solo trazo nuestro pasado y nuestro futuro.

 

Nada hay que temer.

Una Sabiduría Interior las acompaña

porque cada semilla sabe cómo llegar a ser árbol.

 

¬Jorge Bucay

 

<<<>>>

 

Ascenso en Solitario | Octavio González

Blog 0155 Ascenso Solitario Pic Tommy Lisbin sc

 

La constancia, no es una de las virtudes que más abunda entre los seres humanos, ya que resulta un hábito especialmente agotador seguir adelante, pese a los fracasos, pese a que parezca que no avanzamos, pese al agotamiento. La mayoría opta, por dejarlo así, y pasan a otra cosa.

Pero, es un hecho que las grandes obras, requieren tiempo, esfuerzo sostenido y constancia. Y la falta de esta nos impide, por lo tanto, llegar a esas lejanas y gloriosas metas que nos habíamos propuesto.

Muchos son, los que comienzan “bien ilusionados”, el ascenso a la cima de la montaña. Pero, cuando aparece el cansancio, la sed, la lluvia o el dolor, comienzan a detenerse en el primer obstáculo que encuentran, y le ponen fin al camino, que constituía su sueño.

El intento de encontrarse con aquel que “en el fondo de su ser” uno sabe que es.

¡Qué pocos son capaces de seguir ascendiendo por la ladera de la montaña hasta su cima, a pesar de las dificultades! Y cuantos, menos quedan, más solos se sienten.

La falta de constancia es una asesina de sueños, y de metas, ni se diga de las vidas malogradas.

¡Cuántas maravillas quedan reducidas a proyectos, porque uno no es capaz de dar, algunos pasos más!

 

No te rindas en tu empeño.

Deja que tu sueño, te atraiga como un imán,

y lucha por ellos.

Supera todas las circunstancias y dificultades.

 

Busca, compañero de viaje, que te ayude en los momentos de flaqueza, que todos tenemos y, si no lo encuentras, toma aire y sigue caminando.

Aunque, sea en solitario. Cuando llegues a la cima y logres tus metas, te vas a encontrar con aquellos que, como tú, han descubierto que el secreto de una vida lograda, es descubrir aquello a lo que estás llamado y a luchar con tesón, por ser fiel a ese llamado.

Y, no te creas que, cederás a llegar a la cima, cuando encuentres la felicidad. Esta, te acompañara durante todo el camino, cada vez que superes una dificultad, cada vez que seas fiel a tu naturaleza más íntima.

No te pido que me creas, solo te pido, que lo pruebes. Así, todos saldremos ganando. Y tú serás el primero de todas y todos.

<<<>>>

¬ Octavio Gonzalez

Blog: Trazos de mis Escritos y Lecturas

 

** Photo by Tommy Lisbin / Unsplash

 

.

Lo Mayor Es… | Atisha

Blog Lo mayor - Anato Lemor

El mayor logro es la ausencia de ego

La mayor riqueza es la maestría de uno mismo

La mayor cualidad es el buscar ser de beneficio a otros

La mayor acción es no resignarse a los usos mundanos

La mayor magia es la transmutación de las pasiones

La mayor generosidad es el desapego

La mayor bondad es una mente pacífica

La mayor paciencia es la humildad

El mayor esfuerzo es no fijarse en los resultados

La mayor meditación es una mente que deja ir

La mayor sabiduría es ver a través de las apariencias.

¬Atisha

Amor y Libertad | Jiddu Krishnamurti

Blog 0152 Amor y Libertad Pic Sherry Zhu

 

¿Podemos amar sin libertad?

Si no somos libres, ¿podemos amar?

¿Podemos amar si somos celosos?

¿Podemos amar si estamos atemorizados?

Si mientras estamos en la oficina perseguimos nuestra particular ambición y al regresar al hogar decimos “te amo, querida” ¿es eso amor? En la oficina somos brutales, astutos, y en el hogar tratamos de ser amables, dóciles, ¿es eso posible?

¿Es posible matar con una mano y con la otra amar?

¿Puede amar en forma alguna el hombre ambicioso, o puede el hombre competitivo saber alguna vez lo que el amor significa?

Aceptamos todas esas cosas y la moralidad social. Pero cuando negamos esa moral social por completo, con todo nuestro ser, entonces somos en realidad morales; pero no hacemos eso. Somos moral y socialmente respetables, y así desconocemos lo que es el amor.

Sin amor no es posible descubrir qué es la Verdad,

ni si existe o no existe eso que llamamos Dios.

Podemos conocer lo que es el amor sólo cuando sabemos morir para todo lo del ayer, para todas las imágenes del placer, sexual o de otra clase.

Entonces, cuando hay amor, que en sí es virtud, que en sí es moralidad -toda la ética está contenida en él- únicamente entonces podrá surgir esa Realidad, ese algo que es inconmensurable.

 

Jiddu Krishnamurti

 

<<<>>>

** Photo by Sherry Zhy / Unsplash

 

 

.

Despierta | Anthony De Mello

Blog 0150 Despierta US Clem Onojeghuo

 

¿Se puede decir que en estos últimos días no te has sentido como un hombre libre y feliz, sin problemas ni preocupaciones? ¿No te has sentido así?

Pues estás dormido.

¿Qué ocurre cuando estás despierto?
No cambia nada, todo ocurre igual, pero tú eres el que ha cambiado para entrar en la realidad. Entonces lo ves todo claro.

 

Le preguntaron a un Maestro Oriental sus discípulos:

¿Qué te ha proporcionado la Iluminación?

Y contestó:

Primero tenía depresión y ahora sigo con la misma depresión, pero la diferencia está en que ahora no me molesta la depresión.

 

Estar despierto es aceptarlo todo, no como ley, ni como sacrificio, ni como esfuerzo, sino por iluminación. Aceptarlo todo porque lo ves claro y ya nada ni nadie te puede engañar. Es despertar a la Luz.

El dolor existe, y el sufrimiento sólo surge cuando te resistes al dolor. Si tú aceptas el dolor, el sufrimiento no existe. El dolor no es inaguantable, porque tiene un sentido comprensible en donde se remansa. Lo inaguantable es tener el cuerpo aquí y la mente en el pasado o en el futuro.

Lo insoportable es querer distorsionar la realidad, que es inamovible. Eso sí que es insoportable. Es una lucha inútil como es inútil su resultado: el sufrimiento. No se puede luchar por lo que no existe.

No hay que buscar la felicidad en donde no está, ni tomar la vida por lo que no es vida, porque entonces estaremos creando un sufrimiento que sólo es el resultado de nuestra ceguera y, con él, el desasosiego, la congoja, el miedo, la inseguridad.

 

Nada de esto existe sino en nuestra mente dormida.

Cuando despertemos se acabó.

 

Anthony De Mello

 

<<<>>>

 

** Imagen: Clem Onojeghuo / Unsplash

 

.