ILUMINACIÓN | Anthony De Mello

#Iluminación #Fluir #Inevitable #AnthonyDeMello #DeMello

#SaludEmocional #Salud #Emocional #Emociones #Claves para #SerYSentirteMejor #Frase #19048

.

Anuncios

SER ALGUIEN ESPECIAL | Anthony De Mello

He aquí un error que la mayoría de las personas cometen en sus relaciones con los demás: tratar de construirse un nido estable en el flujo constantemente móvil de la vida.

Piensa en alguien cuyo amor desees.

¿Quieres ser alguien importante para esa persona y significar algo especial en su vida?

¿Quieres que esa persona te ame y se preocupe por ti de una manera especial?

Si es así, abre tus ojos y comprueba que estás cometiendo la necedad de invitar a otros a reservarte para sí mismos, a limitar tu libertad en su propio provecho, a controlar tu conducta, tu crecimiento y tu desarrollo de forma que éstos se acomoden a sus propios intereses.

Es como si la otra persona te dijera: «Si quieres ser alguien especial para mí, debes aceptar mis condiciones, porque, en el momento en que dejes de responder a mis expectativas, dejarás de ser especial».

¿Quieres ser alguien especial para otra persona?

Entonces has de pagar un precio en forma de pérdida de libertad. Deberás danzar al son de esa otra persona, del mismo modo que exiges que los demás dancen a tu propio son si desean ser para ti algo especial. Párate por un momento a preguntarte si merece la pena pagar tanto por tan poco.

Imagina que a esa persona, cuyo especial amor deseas, le dices: «Déjame ser yo mismo, tener mis propios pensamientos, satisfacer mis propios gustos, seguir mis propias inclinaciones, comportarme tal como yo decida que quiero hacerlo.»

En el momento en que digas estas palabras, comprenderás que estás pidiendo lo imposible.

Pretender ser especial para alguien significa, fundamentalmente, someterse a la obligación de hacerse grato a esa persona y, consiguientemente, perder la propia libertad.

Tómate el tiempo que necesites para comprenderlo…

Tal vez ahora estés ya en condiciones de decir: «Prefiero mi libertad antes que tu amor”.

Si tuvieras que escoger entre tener compañía en la cárcel o andar libremente por el mundo en soledad, ¿qué escogerías?

Dile ahora a esa persona: «Te dejo que seas tú misma, tener tus propios pensamientos, satisfacer tus propios gustos, seguir tus propias inclinaciones, comportarte tal como decidas que quieres hacerlo. »

En el momento en que digas esto, observarás una de estas dos cosas: o bien tu corazón se resistirá a pronunciar esas palabras y te revelarás como la persona posesiva y explotadora que eres (con lo que será hora de que examines tu falsa creencia de que no puedes vivir o no puedes ser feliz sin esa otra persona), o bien, tu corazón pronunciará dichas palabras sinceramente, y en ese mismo instante se esfumará todo tipo de control, de manipulación de explotación, de posesividad, de envidia.

«Te dejo que seas tú mismo: que tengas tus propios pensamientos, que satisfagas tus propios gustos, que sigas tus propias inclinaciones, que te comportes tal como decidas que quieres hacerlo.»

Y observarás también algo más: que la otra persona deja automáticamente de ser algo especial e importante para ti, pasando a ser importante del mismo modo en que una puesta de sol o una sinfonía son hermosas en sí mismas, del mismo modo en que un árbol es algo especial en sí mismo y no por los frutos o la sombra que pueda ofrecerte.

Compruébalo diciendo de nuevo: «Te dejo que seas tú mismo».

Al decir estas palabras te has liberado a ti mismo. Ahora ya estás en condiciones de amar. Porque, cuando te aferras a alguien desesperadamente, lo que le ofreces a la otra persona no es amor, sino una cadena con la que ambos, tú y la persona amada, quedáis estrechamente atados. El amor sólo puede existir en libertad.

El verdadero amante busca el bien de la persona amada, lo cual requiere especialmente la liberación de ésta con respecto a aquél.

¬Anthony De Mello

Una llamada al Amor

Photo by Kristopher Roller /Unsplash

***

NO CAMBIES | Anthony De Mello

SE1208-181113 No cambies Anthony De Mello PhAyoOgunseinde

Durante años fui un neurótico. Era un ser angustiado deprimido y egoísta. Todo el mundo insistía en decirme que cambiara. No dejaban de recordarme lo neurótico que yo era. Y yo me ofendía, aunque estaba de acuerdo con ellos, y
deseaba cambiar, pero no acababa de conseguirlo por mucho que lo intentara.

Lo peor era que mi mejor amigo tampoco dejaba de recordarme lo neurótico que estaba. También insistía en la necesidad de que yo cambiara. También estaba de acuerdo y no podía sentirme. Me sentía tan impotente y como atrapado.

Pero un día mi mejor amigo me dijo:

No cambies. Sigue siendo tal como eres. En realidad no me importa que cambies o dejes de cambiar. Yo te quiero tal como eres y no puedo dejar de quererte”.

Aquellas palabras sonaron en mis oídos como música:

No cambies. No cambies. No cambies…. Te quiero…

Entonces me tranquilicé. Y me sentí vivo. Y, ¡oh maravilla! cambié.

Ahora sé que en realidad no podía cambiar hasta encontrar a alguien que me quisiera, prescindiendo de si cambiaba o dejaba de cambiar.

¬Anthony De Mello

Photo by Ayo Ogunseinde /Unsplash

***

LA AUTOOBSERVACIÓN | Anthony De Mello

se1205-181023 la autoobservacion anthony de mello phkingacichewicz

La única forma en que alguien puede ayudarle es cuestionando sus ideas. Si usted está dispuesto a escuchar, si está dispuesto a ser cuestionado, puede hacer algo, pero nadie puede ayudarle.

¿Qué es lo más importante de todo? Es la autoobservación. Nadie puede ayudarle en eso. Nadie puede darle un método. Nadie puede indicarle una técnica. En el momento que usted adquiera una técnica, vuelve a quedar programado. Pero la autoobservación —observarse a sí mismo— es importante.

SIGUE

EL PEQUEÑO PEZ  |  Anthony De Mello

Blog 0183 El Pequeño Pez Anthony De Mello

 

«Usted perdone», le dijo un pez a otro,

«es usted más viejo y con más experiencia que yo

y probablemente podrá usted ayudarme.

 

Dígame: «¿dónde puedo encontrar eso que llaman Océano?

He estado buscándolo por todas partes, sin resultado».

 

«El Océano», respondió el viejo pez,

«es donde estás ahora mismo».

 

« ¿Esto? Pero si esto no es más que agua…

Lo que yo busco es el Océano»,

replicó el joven pez, totalmente decepcionado,

mientras se marchaba nadando a buscar en otra parte.

 

 

Se acercó al Maestro, vestido con ropas sannyasi y hablando el lenguaje de los sannyasi: «He estado buscando a Dios durante años. Dejé mi casa y he estado buscándolo en todas las partes donde Él mismo ha dicho que está: en lo alto de los montes, en el centro del desierto, en el silencio de los monasterios y en las chozas de los pobres».

 

 

«¿Y lo has encontrado?», le preguntó el Maestro.

«Sería un engreído y un mentiroso si dijera que sí. No; no lo he encontrado. ¿Y tú?».

 

¿Qué podía responderle el Maestro?

 

El sol poniente inundaba la habitación con sus rayos de luz dorada. Centenares de gorriones gorjeaban felices en el exterior, sobre las ramas de una higuera cercana. A lo lejos podía oírse el peculiar ruido de la carretera. Un mosquito zumbaba cerca de su oreja, avisando que estaba a punto de atacar… Y sin embargo, aquel buen hombre podía sentarse allí y decir que no había encontrado a Dios, que aún estaba buscándolo.

 

Al cabo de un rato, decepcionado, salió de la habitación del Maestro y se fue a buscar a otra parte.

 

Deja de buscar, pequeño pez.

No hay nada que buscar.

Sólo tienes que estar tranquilo, abrir tus ojos y mirar.

No puedes dejar de verlo.

 

¬Anthony De Mello 

 

<<<>>>

 

 

.

CAMBIA TU PROGRAMACIÓN  |  Anthony De Mello

Blog 0166 Cambia tu programacion

 

Los hombres buscan y huyen de muchas cosas, y no entienden que, tanto lo que buscan fuera como aquello de lo que huyen, está dentro. Estás intentando escapar de algo que está dentro de ti: tú inconsciente, en donde están grabadas todas tus programaciones. Y lo que buscas, el amor, la felicidad, está dentro de ti, eres tú mismo.

 

Es el despertar a tu suficiencia lo que va a liberarte. La resolución de todo está dentro de ti, y si consigues ser suficiente, ya has llegado a ser tú mismo. Pero mientras no se te vayan tus neurosis de adormilado, no intentes cambiar el mundo; antes despierta tú.

 

Mientras duermes y sueñas, ves a las personas y al mundo igual que te ves tú.

El día que cambies, cambiarán todas las personas para ti, y cambiará tu presente.

Entonces vivirás en un mundo de amor.

 

El que ama, termina siempre por vivir en un mundo de amor, porque los demás no tienen más remedio que reaccionar por lo que él los impacta.

 

Ahora piensa en las personas con las que ordinariamente vives y trabajas, y en los problemas que tienes con ellos.

 

¿Sabes la solución?

 

Te voy a decir un remedio mágico, porque no falla nunca: cambia tu programación y todo cambiará.

 

Renuncia a tus exigencias: lo más importante para vivir el presente, tanto contigo mismo como con los demás, es renunciar a las exigencias.

 

Las exigencias son la fuente de todo problema de relación y convivencia. Exiges que el otro no sea egoísta, que no sea indiferente, y te auto convences de que lo haces por su bien. ¿Que lo haces por su bien? Y entonces, ¿por qué te molesta su actitud?; ¿no será que está reflejando algo que no te permites a ti mismo?

 

No te engañes, llama las cosas por su nombre.

No seas exigente contigo mismo y comenzarás a no exigir a los demás.

 

Sal de esa programación que te tiene prendido en el árbol del bien y del mal y comenzarás a aceptar la realidad sin juicios ni críticas.

 

Cuando te molesta que tu amigo sea exigente, es que tú lo eres también. Cuando te molesta que no reaccione, no seas exigente y no le pidas lo que no está dispuesto a hacer en ese momento. Pero puedes comprenderlo y no juzgarlo, sino esperar que él sepa por sí solo salir de su pasividad. Eso puede ayudarlo, y en cambio la exigencia no.

 

No te compete a ti apresurar los resultados, porque tú no estás para arreglar el mundo, sino para amarlo y comprenderlo.

 

¿No te das cuenta de que, cuando buscas un resultado y luchas por él, lo que haces es buscarte a ti mismo?

 

Quieres, en el fondo, tener razón y demostrarlo. Olvidas que, para cada persona, la vida tiene reservados un ritmo y una ocasión. Mira a las personas tal como son, respétalas, acéptalas y trata de comprenderlas allí en donde están y dales la respuesta que a ti te corresponde: la del amor y la comprensión.

 

El mundo de la realidad que vives es falso, porque está sujeto a conceptos.

Los conceptos no son más que añadiduras que ha puesto tu cultura.

 

¬Anthony De Mello

 

<<<>>>

 

Despierta | Anthony De Mello

Blog 0150 Despierta US Clem Onojeghuo

 

¿Se puede decir que en estos últimos días no te has sentido como un hombre libre y feliz, sin problemas ni preocupaciones? ¿No te has sentido así?

Pues estás dormido.

¿Qué ocurre cuando estás despierto?
No cambia nada, todo ocurre igual, pero tú eres el que ha cambiado para entrar en la realidad. Entonces lo ves todo claro.

 

Le preguntaron a un Maestro Oriental sus discípulos:

¿Qué te ha proporcionado la Iluminación?

Y contestó:

Primero tenía depresión y ahora sigo con la misma depresión, pero la diferencia está en que ahora no me molesta la depresión.

 

Estar despierto es aceptarlo todo, no como ley, ni como sacrificio, ni como esfuerzo, sino por iluminación. Aceptarlo todo porque lo ves claro y ya nada ni nadie te puede engañar. Es despertar a la Luz.

El dolor existe, y el sufrimiento sólo surge cuando te resistes al dolor. Si tú aceptas el dolor, el sufrimiento no existe. El dolor no es inaguantable, porque tiene un sentido comprensible en donde se remansa. Lo inaguantable es tener el cuerpo aquí y la mente en el pasado o en el futuro.

Lo insoportable es querer distorsionar la realidad, que es inamovible. Eso sí que es insoportable. Es una lucha inútil como es inútil su resultado: el sufrimiento. No se puede luchar por lo que no existe.

No hay que buscar la felicidad en donde no está, ni tomar la vida por lo que no es vida, porque entonces estaremos creando un sufrimiento que sólo es el resultado de nuestra ceguera y, con él, el desasosiego, la congoja, el miedo, la inseguridad.

 

Nada de esto existe sino en nuestra mente dormida.

Cuando despertemos se acabó.

 

Anthony De Mello

 

<<<>>>

 

** Imagen: Clem Onojeghuo / Unsplash

 

.

EL MIEDO SE APRENDE | Anthony De Mello

Blog El Miedo Se Aprende

 

La felicidad no tiene lo contrapuesto, porque nunca se pierde.

Puede estar oscurecida, pero nunca se va, porque tú eres felicidad. La felicidad es tu Esencia, tu estado natural y, por ello, cuando algo se interpone, la oscurece, sufres por miedo a perderla. Te sientes mal, porque ansías aquello que eres.

Es el apego a las cosas que crees te proporcionan felicidad lo que te hace sufrir. No has de apegarte a ninguna cosa, ni a ninguna persona, ni aún a tu madre, porque el apego es miedo, y el miedo es un impedimento para amar.

El responsable de tus enfados eres tú, pues aunque el otro haya provocado el conflicto, el apego y no el conflicto es lo que te hace sufrir. Es el miedo a la imagen que el otro haya podido hacer de ti, miedo a perder su amor, miedo a tener que reconocer que es una imagen la que dices amar, y miedo a que la imagen de ti, la que tú sueñas que él tenga de ti, se rompa.

Todo miedo es un impedimento para el que amor surja.

Y el miedo no es algo innato, sino aprendido.

El miedo lo provoca lo no existente.

Tienes miedo porque te sientes amenazado por algo que ha registrado la memoria. Todo hecho que has vivido con angustia, por unas ideas que te metieron, queda registrado dentro de ti, y sale como alarma en cada situación que te lo recuerda.

No es la nueva situación la que te llena de inseguridad, sino el recuerdo de otras situaciones que te contaron o que has vivido anteriormente con una angustia que no has sabido resolver.

Si despiertas a esto, y puedes observarlo claramente, recordando su origen, el miedo se volverá a producir porque eliminarás el recuerdo.

 

Anthony De Mello

Libro: La Iluminación es la Espiritualidad

 

<<<>>>

TODO NOS SUCEDE AQUÍ Y AHORA | Anthony De Mello

Blog Todo nos sucede aqui y ahora

Un hombre se acercó a un anciano y le dijo:

“Me han dicho que tú eres sabio… Por favor, dime qué cosas puede hacer un sabio que no están al alcance de las demás personas.”

El anciano le contestó: “Cuando como, simplemente como; duermo cuando estoy durmiendo, y cuando hablo contigo, sólo hablo contigo.”

“Pero eso también lo puedo hacer yo y no por eso soy sabio”, le contestó el hombre, sorprendido.

“Yo no lo creo así”, le replicó el anciano. “Pues cuando duermes, recuerdas los problemas que tuviste durante el día o imaginas los que puedes tener al levantarte. Cuando comes, estás planeando lo que vas a hacer más tarde. Y mientras hablas conmigo piensas qué vas a preguntarme o cómo vas a responderme, antes de que yo termine de hablar.”

El secreto es estar consciente de lo que hacemos en el momento presente y así disfrutar cada instante del milagro de la vida.

Anthony de Mello

<<<>>>

Imagen: Mel Elias  /  Unsplash

 

 

 

.

 

Cuento: EL RABINO HOFETZ CHAIM | Anthony De Mello

Blog 0119 El rabino Hofetz Chaim sc

 

En el siglo pasado, un turista de los Estados Unidos visitó al famoso rabino polaco
Hofetz Chaim.

Y se quedó asombrado al ver que la casa del rabino consistía sencillamente
en una habitación atestada de libros. El único mobiliario lo constituían una mesa y
una banqueta.
«Rabino, ¿dónde están tus muebles?» preguntó el turista.

«¿Dónde están los tuyos?», replicó Hofetz.

«¿Los míos? Pero si yo sólo soy un visitante… Estoy aquí de paso… », dijo el
americano.

«Lo mismo que yo», dijo el rabino.

 

Cuando alguien comienza a vivir más y más profundamente, vive también más
sencillamente.

Por desgracia, la vida sencilla no siempre conlleva profundidad.

Anthony De Mello

*Libro: El Canto del Pájaro