LAS MANOS DE TU PADRE | Anónimo

SE1316-190319 Las manos de tu padre Anonimo PhClarkYoung

Un joven fue a solicitar un puesto importante en una empresa grande. Pasó la entrevista inicial e iba a conocer al director para la entrevista final. El director vio su CV, era excelente.

Y le preguntó: ¿Recibió alguna beca en la escuela?

El joven respondió: —no—

¿Fue tu padre quien pagó tus estudios?

—Sí—

¿Dónde trabaja tu padre?

—Mi padre hace trabajos de herrería. —

 

El director pidió al joven que le mostrara sus manos. El joven mostró un par de manos suaves y perfectas.

¿Alguna vez has ayudado a tu padre en su trabajo?

—Nunca, mis padres siempre quisieron que estudiara y leyera más libros. Además, él puede hacer esas tareas mejor que yo. —

El director dijo: Tengo una petición: cuando vayas a casa hoy, ve y lava las manos de tu padre, y luego ven a verme mañana por la mañana.

El joven sintió que su oportunidad de conseguir el trabajo era alta. Cuando regresó a su casa le pidió a su padre que le permitiera lavar sus manos. Su padre se sintió extraño, feliz pero con sentimientos encontrados y mostró sus manos a su hijo.

El joven lavó las manos poco a poco. Era la primera vez que se daba cuenta de que las manos de su padre estaban arrugadas y tenían tantas cicatrices. Algunos hematomas eran tan dolorosos que su piel se estremeció cuando él la tocó.

Esta fue la primera vez que el joven se dio cuenta de lo que significaban este par de manos que trabajaban todos los días para poder pagar su estudio. Los moretones en las manos eran el precio que tuvo que pagar por su educación, sus actividades de la escuela y su futuro. Después de limpiar las manos de su padre, el joven se puso en silencio a ordenar y limpiar el taller.

Esa noche, padre e hijo hablaron durante un largo tiempo.

 

A la mañana siguiente, el joven fue a la oficina del director. El director se dio cuenta de las lágrimas en los ojos del joven cuando le preguntó:

¿Puedes decirme qué has hecho y aprendido ayer en tu casa?

El joven respondió: —lavé las manos de mi padre y también terminé de asear y acomodar su taller. Ahora sé lo que es apreciar, reconocer. Sin mis padres, yo no sería quien soy hoy. Al ayudar a mi padre ahora me doy cuenta de lo difícil y duro que es conseguir hacer algo por mi cuenta. He llegado a apreciar la importancia y el valor de ayudar a la familia. —

 

El director dijo: Esto es lo que yo busco en mi gente. Quiero contratar a una persona que pueda apreciar la ayuda de los demás, una persona que conoce los sufrimientos de los demás para hacer las cosas, y una persona que no ponga el dinero como su única meta en la vida. ¡Estás contratado!

 

Un niño que ha sido protegido y habitualmente se le ha dado lo que él quiere, desarrolla una mentalidad de “tengo derecho” y siempre se pone a sí mismo en primer lugar de manera egoísta, ignorando los esfuerzos de sus padres.

Si somos este tipo de padres protectores ¿realmente estamos demostrando el amor o estamos destruyendo a nuestros hijos? Puedes dar a tu hijo una casa grande, buena comida, clases de informática, ver en una gran pantalla de televisión. Pero cuando estás lavando el piso o pintando una pared, por favor que también él lo experimente. Después de comer que lave sus platos junto con sus hermanos y hermanas.

No es porque no tengas dinero para contratar quien lo haga, es porque quieres amarlos de la manera correcta. No importa cuán rico seas, lo que quieres es que entienda. Un día tu pelo tendrá canas, igual que el padre de ese joven. Lo más importante es que tu hijo aprenda a apreciar el esfuerzo y tenga la experiencia de la dificultad y aprenda la habilidad de trabajar con los demás para hacer las cosas.

 

¬Anónimo

Photo by Clark Young /Unsplas

 

◊◊◊

 

 

Anuncios

Cuento: MI PEDACITO DE CIELO | Anónimo

 

Blog 0038 Mi Pedacito De Cielo

 

Un campesino cansado de la rutina del campo y de tanto trabajo duro, decidió vender su finca.

Como sabía que su vecino era un destacado poeta, se decidió a pedirle el favor de que le hiciera el aviso de venta.

El poeta accedió gustosamente y empezó a elaborarlo:

El cartel decía:

“Vendo un pedacito de cielo, adornado con bellas flores y verdes árboles, hermosos prados y un cristalino río con el agua más pura que jamás hayan visto”

El poeta tuvo que marcharse por un tiempo, pero a su regreso decidió visitar a sus nuevos vecinos, pensando que aquél hombre del aviso de venta ya se había mudado.

Cuál fue su sorpresa al encontrarse otra vez con el campesino trabajando en sus campos.

El poeta le preguntó:

¡Amigo! ¿No se iba de la finca?

El campesino con una sonrisa le respondió: 

No mi querido vecino, después de leer el aviso que usted me hizo, comprendí que tenía el lugar más maravilloso de la tierra y que por ahora no existe otro mejor…

Anónimo

<<<>>>

Tú no necesitas esperar a que venga un poeta para realizar un cartel que diga lo maravillosa que es tu vida ¿o sí?

Si estás cansada/o de tu faena o de lo que posees en tu vida, no huyas; mejor tomate un descanso, respira, y re-significa…

Y una forma de darle un nuevo sentido implica hacer un conteo de todas las Bendiciones que hoy tienes: vida, salud, familia, amigos, hogar, trabajo…

Estoy segura que tu lista será muy larga…

Da Gracias al Universo porque te permite tener en este momento en tu camino todas esas Bendiciones que conforman tu pedacito de Cielo; aprovéchalas y gózalas cada momento.

Y, una vez que has apreciado suficiente, si te es preciso irte a otro espacio para evolucionar, entonces deja tu labor actual y/o suélta lo que tienes, para dirígete al nuevo pedacito de Cielo en la Tierra que, con certeza, te estará esperando.

Patricia Anaya

¿Tú que puedes aportar? Con tus comentarios nos enriquecemos todos. Gracias por compartir tu sentir y pensar sobre este pequeño cuento.