ACEPTACIÓN Y RENDICIÓN | Eckhart Tolle

Cuando puedas, echa una mirada a tu interior para ver si estás creando conflicto inconscientemente entre lo interno y lo externo, entre las circunstancias externas del momento —dónde estás, con quién y lo que estás haciendo—, y tus pensamientos y sentimientos.

¿Puedes sentir lo doloroso que es oponerse internamente a lo que es?

Cuando reconoces este hecho, también te das cuenta de que ahora eres libre de renunciar a este conflicto fútil, al estado interno de guerra.

Si verbalizaras tu realidad del momento ¿cuántas veces al día tendrías que decirte: “No quiero estar donde estoy”?

¿Cómo te sientes cuando no quieres estar donde estás: en el embotellamiento, en tu puesto de trabajo, en la sala de espera del aeropuerto con la gente que te acompaña?

Sin duda es cierto que lo mejor que se puede hacer en ciertos lugares es salir de ellos, y a veces eso es lo más apropiado. No obstante, en muchos casos, no tienes la opción de irte. En esas situaciones, el “no quiero estar aquí”, además de inútil, es disfuncional. Te hace infeliz y hace infelices a los demás.

Ha sido dicho: dondequiera que llegues, allí estás.

En otras palabras:

Estás aquí. Siempre. ¿Es tan duro de aceptar?

¿Realmente necesitas etiquetar mentalmente cada percepción sensorial y cada experiencia? ¿Necesitas tener esa relación reactiva de gusto o de disgusto ante la vida, que te lleva a estar continuamente en conflicto con personas y situaciones? ¿O se trata únicamente de un hábito mental profundamente arraigado que puedes romper? Sin hacer nada en particular; simplemente, dejando que este momento sea como es.

Estás aquí. Siempre. ¿Es tan duro de aceptar?

El “no” habitual y reactivo fortalece el ego.

El “sí” lo debilita.

Tu identidad en la forma, el ego, no puede sobrevivir a la rendición.

“Tengo muchas cosas que hacer.”

Sí, pero ¿cuál es la calidad de tu hacer? Conducir yendo al trabajo, hablar con los clientes, trabajar en el ordenador, hacer recados, atender las innumerables cosas que constituyen tu vida… ¿Hasta qué punto eres total en lo que haces? ¿Es tu acción una rendición o una resistencia? Esto es lo que determina el éxito que consigues en la vida, no la cantidad de esfuerzo que pongas. El esfuerzo implica estrés, tensión, necesidad de alcanzar cierto punto en el futuro o de conseguir algún resultado.

¿Hasta qué punto eres total en lo que haces?

¿Puedes llegar a detectar en tu interior la más leve sombra de no querer estar haciendo lo que estás haciendo? Eso es una negación de la vida, y por ello no puedes conseguir un resultado verdaderamente exitoso.

Si has sido capaz de detectar esa negación en ti ¿puedes también dejarlo y ser total en lo que haces?

“Hacer una cosa cada vez”

…así es como un maestro Zen definió la esencia del Zen.

Hacer una cosa cada vez significa ser total en lo que haces, prestarle toda tu atención. Eso es acción rendida, acción poderosa.

Tu aceptación de lo que es te lleva a un nivel más profundo, donde tanto tu estado interno como tu sentido del yo no dependen ya de que la mente los juzgue “buenos” o “malos”.

Cuando dices “sí” a la vida tal como es,

cuando aceptas este momento como es,

puedes sentir dentro de ti un espacio profundamente pacífico.

Superficialmente puedes seguir sintiéndote feliz cuando hace sol y menos feliz cuando llueve; puedes sentirte feliz si ganas un millón de euros e infeliz si pierdes todas tus posesiones. Sin embargo, la felicidad y la infelicidad ya no calan tan hondo. Son olas en la superficie de tu Ser. La paz de fondo que hay dentro de ti permanece inmutable en cualesquiera que sean las condiciones externas.

El “sí a lo que es” revela una dimensión de profundidad en ti que no depende ni de las condiciones externas ni de la condición interna de los pensamientos y emociones en constante fluctuación.

La rendición se vuelve mucho más fácil cuando te das cuenta de la naturaleza efímera de todas las experiencias, y de que el mundo no puede darte nada de valor duradero. Entonces sigues conociendo gente, sigues teniendo experiencias y participando en actividades, pero sin los deseos y miedos del ego. Es decir, ya no exiges que una situación, persona, lugar o suceso te satisfaga o te haga feliz. Dejas ser a su naturaleza pasajera e imperfecta.

Permite que se exprese este momento tal como es. Eso es suficiente.

Y el milagro es que, cuando dejas de exigirle lo imposible, cada situación, persona, lugar o suceso se vuelve no sólo satisfactorio, sino también más armonioso, más pacífico.

Cuando aceptas este momento completamente, cuando ya no discutes con lo que es, el pensamiento compulsivo mengua y es remplazado por una quietud alerta. Eres plenamente consciente, y sin embargo la mente no pone ninguna etiqueta a este momento. Este estado de no-resistencia interna te abre a la conciencia incondicionada, que es infinitamente mayor que la mente humana.

Entonces esta vasta inteligencia puede expresarse a través de ti y ayudarte, tanto desde dentro como desde fuera. Por eso, cuando abandonas la resistencia interna, a menudo descubres que las circunstancias cambian para mejor.

¿Estoy diciendo: “Disfruta este momento. Sé feliz”? No.

Permite que se exprese este momento tal como es. Eso es suficiente.

Rendirse es rendirse a este momento, no a una historia a través de la cual interpretas este momento y después tratas de resignarte a él.

Por ejemplo, puede que estés tullido y que ya no puedas caminar. Tu estado es lo que es.

Tal vez tu mente esté creando una historia que diga: “A esto se ha reducido mi vida. He acabado en una silla de ruedas. La vida me ha tratado con dureza, injustamente. No me merezco esto.”

¿Puedes aceptar que este momento es como es y no confundirlo con la historia que la mente ha creado a su alrededor?

La rendición llega cuando dejas de preguntar:

“¿Por qué me está pasando esto a mí?”

Incluso en las situaciones aparentemente más inaceptables y dolorosas se esconde un bien mayor, y cada desastre lleva en su seno la semilla de la gracia.

A lo largo de la historia, siempre ha habido mujeres y hombres que, cuando tuvieron que hacer frente a grandes pérdidas, enfermedades, prisión o muerte inminente, aceptaron lo aparentemente inaceptable, y así hallaron “la paz que supera toda comprensión”.

La aceptación de lo inaceptable es la mayor fuente de gracia en este mundo.

Hay situaciones en las que todas las respuestas y explicaciones fracasan. La vida deja de tener sentido. O alguien que está pasando un apuro viene a pedirte ayuda, y tú no sabes qué decir ni qué hacer.

Cuando aceptas plenamente que no sabes, renuncias a esforzarte por encontrar respuestas con la mente pensante y limitada, y es entonces cuando una inteligencia mayor puede operar a través de ti. En ese instante, hasta el pensamiento puede beneficiarse, porque la inteligencia mayor puede fluir a él e inspirarlo.

A veces, rendición significa renunciar a tratar de comprender y sentirse cómodo en el desconocimiento.

¿Conoces a ese tipo de persona cuya principal función en la vida parece ser la de ser desgraciada y hacer desgraciados a los demás, la de extender la in-felicidad? Perdónales, porque ellos también forman parte del despertar de la humanidad. Representan una intensificación de la pesadilla de la conciencia egótica, del estado de no-rendición. En su función no hay nada personal. Ellos no son eso.

Uno podría decir que rendirse es la transición interna de la resistencia a la aceptación, del «no» al «sí».

“La aceptación de lo inaceptable es la mayor fuente de gracia en este mundo.”

Cuando te rindes, tu sentido del yo pasa de estar identificado con una reacción o juicio mental a ser el espacio que rodea a la reacción o al juicio. Es pasar de identificarte con la forma -el pensamiento o emoción- a ser y reconocerte como aquello que no tiene forma, la conciencia espaciosa.

Lo que aceptes completamente te hará sentirte en paz, incluyendo la aceptación de que no puedes aceptar, de que te estás resistiendo.

Deja la Vida en paz. Déjala ser.

¬Eckhart Tolle

Photo by Jesús Santos /Unsplash

***

Anuncios

DEJARSE INMOVILIZAR POR EL PASADO  |  Louise L. Hay

SE1305-190101 Dejarse Inmovilizar Louise Hay PhFernandoCferdo

Muchas personas dicen que no pueden disfrutar del día de hoy a causa de algo que sucedió en el pasado.

Como antes no hicieron algo, o no lo hicieron de cierta manera, no pueden vivir plenamente el ahora.

Como ya no tienen el algo Sigue leyendo

Cuento: LAS TRES PREGUNTAS  | León Tolstoi

 

SE1304-181225 Cuento Las 3 preguntas Leon Tolstoi PhEduardoFlores

Cierto emperador pensó un día que si conociera la respuesta a las siguientes tres preguntas, nunca fallaría en ninguna cuestión.

Las tres preguntas eran:

¿Cuál es el momento más oportuno para hacer cada cosa?

¿Cuál es la gente más Sigue leyendo

ABANDONE LA ESPERA  | Eckhart Tolle

Blog 202 Abandona la Espera Ph OlyaKuzovkina

¿Habitualmente usted está esperando algo? ¿Cuánto tiempo de su vida gasta esperando? Lo que yo llamo “espera a pequeña escala” es esperar en la cola del correo, en un embotellamiento de tráfico, en el aeropuerto, por la llegada de alguien o el final del trabajo. La “espera a gran escala” es esperar las próximas vacaciones, un empleo mejor, que los hijos crezcan, una relación realmente significativa, el éxito, hacerse rico, ser importante, alcanzar la iluminación. No es raro que la gente pase toda la vida esperando empezar a vivir.

 

Esperar es un estado mental. Básicamente significa que usted quiere el futuro, que no quiere el presente. No quiere lo que tiene. Con cualquier tipo de espera usted crea inconscientemente un conflicto entre su aquí y ahora, en el que no quiere estar, y el futuro proyectado, en el que desea estar. Esto reduce enormemente la calidad de su vida pues lo hace perder el presente.

 

No hay nada malo en esforzarse por mejorar la situación vital. Usted puede mejorar su situación vital, pero no puede mejorar su vida. La vida es primaria. La vida es su más profundo Ser interior. Ya es completa, perfecta. Su situación vital consta de sus circunstancias y sus experiencias. No hay nada malo en establecer metas y esforzarse por lograr cosas. El error está en usar eso como sustituto del sentimiento de la vida, del Ser. El único punto de acceso a esto es el ahora. Usted es entonces como un arquitecto que no presta atención a los cimientos del edificio, pero pasa mucho tiempo trabajando en la superestructura. Por ejemplo, muchas personas están esperando la prosperidad. No puede llegar en el futuro. Cuando usted honra, reconoce y acepta plenamente su realidad presente dónde está, quién es, qué está haciendo ahora mismo, cuando acepta plenamente lo que tiene, usted está agradecido de lo que tiene, de lo que es, de Ser. La gratitud por el momento presente y por la plenitud de la vida ahora es la verdadera prosperidad. No puede llegar en el futuro. Entonces, con el tiempo, esta prosperidad se le manifiesta de muchas formas.

 

Si usted está insatisfecho con lo que tiene, o incluso frustrado o enfadado con sus carencias presentes, eso puede motivarlo a volverse rico, pero aunque gane millones, continuará experimentando la condición interior de carencia y en el fondo seguirá sintiéndose no realizado. Usted puede tener muchas experiencias emocionantes que el dinero puede comprar, pero llegarán y se irán y lo dejarán siempre con una sensación de vacío y con la necesidad de más gratificación física o psicológica. Usted no habitará en el Ser para sentir la plenitud de la vida ahora, que es la única prosperidad verdadera.

 

Abandone la espera como un estado mental. Cuando se sorprenda a sí mismo cayendo en ella… salga inmediatamente. Vuelva al momento presente. Simplemente sea y goce el ser. Si usted está presente, no hay nunca necesidad de esperar por nada. Así que la próxima vez que alguien diga: “Siento haberte hecho esperar”, puede contestar: “Está bien, no estaba esperando. Estaba parado aquí divirtiéndome, en el gozo de mí mismo”.

 

¬Eckhart Tolle

Libro: El poder del ahora
* Photo by Olya Kuzovkina / Unsplash

 

♦♦♦

 

AHORA | Emmet Fox

Blog 0186 Ahora Emmet Fox Ph SimonRobben

 

¿Alguna vez se te ha ocurrido que el único tiempo que realmente tienes es el momento presente?

 

Todos hemos oído esto muchas veces, pero probablemente pocos jamás realizamos, siquiera ligeramente, lo que eso entraña.

<>

Lo que significa es que sólo puedes vivir en el presente.

Significa que sólo puedes actuar en el presente.

Significa que sólo puedes experimentar en el presente.

Sobre todo, 

significa que lo único que tienes que subsanar

es el pensamiento presente.

<>

 

Si comprendes bien esto, todo se transformará en una imagen de armonía y júbilo. […]

 

Todo lo que tú puedes conocer es tu pensamiento actual, y todo lo que puedes experimentar es tu expresión externa de todos los pensamientos y creencias que estás abrigando en el momento actual.

 

Lo que denominas “el pasado” sólo puede ser la memoria que, del pasado, tienes. Las aparentes consecuencias de eventos pasados –sean buenas o malas– no son más que expresiones de tu actual estado mental (incluyendo, por supuesto, al subconsciente).

 

Lo que denominas “el futuro”, cosas que puedas estar planeando, o cosas que puedas estar temiendo. Todo esto no es más que tu actual estado mental.

<>

Este es el verdadero significado de la frase tradicional:

“El Eterno Ahora.”

<>

El único júbilo que puedes experimentar es el júbilo que experimentas ahora. Una memoria feliz es un júbilo presente. El único dolor que puedes experimentar es el dolor del momento actual. Las memorias tristes son penas actuales.

<>

Que el momento actual sea el correcto.

Realiza la paz, la armonía, la buena voluntad en el momento actual.

<>

Al concentrarte sobre estas cosas y reclamarlas –y, durante el tratamiento, al olvidarte de todo lo demás–, los problemas pasados y futuros por igual se resolverán por sí mismos.

 

¬Emmet Fox

*Fragmento del libro: Reclama lo tuyo

¡RESPIRA, ESTÁS VIVO!  |  Thich Nhat Hanh

Blog 0158 Respira Estas Vivo Pic Elyssa Zornes

 

Hay muchas técnicas de respiración que pueden ayudarte a vivir más intensamente y más contento.

El primer ejercicio es muy sencillo.

 

Mientras inhalas dices:

“Al inhalar, sé que estoy inhalando”.

Luego exhalas y te dices:

“Al exhalar, sé que estoy exhalando”.

Nada más.

 

Reconoces que la inhalación es una inhalación y que la exhalación es una exhalación.

Ni siquiera tienes que repetir toda la frase; basta con decir: “inhalando” y “exhalando”.

Esta técnica te puede ayudar a concentrarte en la respiración.

A medida que practicas, tu respiración se va calmando y se dulcifica, lo mismo pasa con tu mente y tu cuerpo. No es un ejercicio difícil. Basta un par de minutos para que empieces a sentir los efectos de la meditación.

La inhalación y la exhalación son muy importantes, y muy agradables también. La respiración conecta el cuerpo y la mente. A veces, la mente está distraída en cualquier cosa, mientras el cuerpo hace otra; nuestra mente y muestro cuerpo no están en armonía.

Al concentrarnos en la respiración, en la inhalación y la exhalación, reconectamos el cuerpo con la mente y recuperamos la plenitud. La respiración consciente es un puente importante.

Para mí, la respiración es una alegría de la que no puedo prescindir. Todos los días practico la respiración consciente en mi pequeña sala de meditación en la que tengo pegada esta frase caligrafiada:

“¡Respira, estás vivo!”

Basta con respirar y sonreír para hacernos muy felices, porque cuando respiramos conscientemente recuperamos la plenitud y nos conectamos totalmente con la vida en el momento presente.

<<<>>>

¬ Thich Nhat Hanh

Libro: La paz está en cada paso

 

** Photo by Elyssa Zornes  / Unsplash

 

 

.

Todo nos Sucede Aquí y Ahora | Anthony De Mello

Blog Todo nos sucede aqui y ahora

Un hombre se acercó a un anciano y le dijo:

“Me han dicho que tú eres sabio… Por favor, dime qué cosas puede hacer un sabio que no están al alcance de las demás personas.”

El anciano le contestó: “Cuando como, simplemente como; duermo cuando estoy durmiendo, y cuando hablo contigo, sólo hablo contigo.”

“Pero eso también lo puedo hacer yo y no por eso soy sabio”, le contestó el hombre, sorprendido.

“Yo no lo creo así”, le replicó el anciano. “Pues cuando duermes, recuerdas los problemas que tuviste durante el día o imaginas los que puedes tener al levantarte. Cuando comes, estás planeando lo que vas a hacer más tarde. Y mientras hablas conmigo piensas qué vas a preguntarme o cómo vas a responderme, antes de que yo termine de hablar.”

El secreto es estar consciente de lo que hacemos en el momento presente y así disfrutar cada instante del milagro de la vida.

Anthony de Mello

<<<>>>

Imagen: Mel Elias  /  Unsplash

 

 

 

.

 

Etapas | Hermann Hesse

Blog Etapas - Fineas Gavre Uspl

Como toda floración marchita,
y toda juventud con la edad decae,
así florece cada etapa de la vida,
florece cada sabiduría y cada virtud a su tiempo,
y no debe durar eternamente.

El corazón, a cada llamada de la vida,
debe estar presto a la despedida y recomienzo,
para entregarse con valor, sin luto,
a otras nuevas ligazones.
Cada comenzar está lleno de un encanto que nos protege y nos ayuda a vivir.

Hemos de atravesar alegres espacio tras espacio,
no depender de hogar alguno,
el espíritu del mundo no quiere atarnos ni angostarnos,
quiere levantarnos peldaño tras peldaño, ampliarnos.

Apenas nos aclimatamos a un círculo de vida,
y nos acostumbramos confiadamente,
cuando ya amenaza el adormecimiento,
solamente el que está preparado al rompimiento y al viaje
puede escapar del paralizador acostumbrarse.

Quizá todavía la hora de la muerte
nos envíe espacios nuevos,
nunca tendrá fin en nosotros la llamada de la vida…

¡Bien, pues, corazón, despiértate y sana!

                                  <<<>>>

Hermann Hesse

***
Imagen: Fineas Gavre  /  Unsplash

 

 

 

 

No Poseas… | Osho

 

Blog 0118 No Poseas

 

No te vuelvas un poseedor de personas ni de cosas,

tómalas simplemente como un Don del Universo cuando están disponibles;

cuando no están disponibles, disfruta la libertad.

<>

¡Cuando tengas algo, disfrútalo;

cuando no lo tengas, disfruta no teniéndolo:

esto también tiene su propia belleza…

<>

si tienes un palacio donde vivir, ¡disfrútalo!

 si no lo tienes, entonces disfruta una choza,

y la choza se vuelve un palacio.

<>

El disfrutar es lo que marca la diferencia,

entonces, vive bajo un árbol y disfrútalo..

no te pierdas el árbol y las flores y la libertad…

y los pájaros y el aire y el Sol.

<>

Y cuando estás en un palacio, no te lo pierdas…

disfruta el mármol y los candelabros.

<>

Disfruta allí donde estés y no poseas nada.

Nada nos pertenece.

Venimos al mundo con las manos vacías;

y nos vamos del mundo con las manos vacías.

El mundo es un don, así que disfrútalo mientras está allí.

<>

Y recuerda…

el Universo siempre, siempre te da lo que necesitas.

¬ Osho

 

<<<>>>

 

.