ÁMATE A TI MISMO TAL COMO ERES  | Melody Beattie

Blog 0198 Amate a ti mismo Melody Beattie Ph Asdrubal Luna

Una de las cosas más tontas que hacemos para lidiar con la vida es devaluarnos a nosotros mismos cuando nos suceden cosas malas.

Podríamos haber experimentado mucho dolor mientras Sigue leyendo

Anuncios

Amarse A Uno Mismo | Osho

Blog Amarse a Uno Mismo - Drew Coffman

 

Si no te amas a ti mismo nunca podrás amar a alguien más. Si no puedes tratarte amorosamente no puedes tratar amorosamente a los demás. Es psicológicamente imposible. Cualquiera que sea la manera en que estás contigo, así estás con los otros. Esta es una idea básica, acéptala.

 

Si te odias a ti mismo odiarás a otros; y te han enseñado a odiarte. Nunca alguien te ha dicho, “¡Ámate a ti mismo!”. La misma idea parece absurda: ¿amarse a uno mismo? La misma idea no tiene sentido: ¿amarse a uno mismo? Siempre pensamos que para amar uno necesita a alguien más. Pero si no lo aprendes contigo no podrás practicarlo con otros.

 

Te han dicho, condicionándote constantemente, que tú no tienes ningún valor. De todas las maneras posibles te han dicho, te han demostrado, que eres indigno, que no eres lo que deberías ser, que no eres aceptado así como eres.

 

Hay muchos “deberías” que pesan sobre tu cabeza, y esos “deberías” son casi imposibles de satisfacer. Y cuando no puedes satisfacerlos, cuando no cumples esos objetivos, te sientes condenado. Un odio profundo surge hacia ti.

 

El primer paso es: Acéptate como eres; suelta todos los “deberías”. ¡No lleves ningún “debería” en tu corazón! Tú no debes ser alguien diferente; no se espera que hagas algo que no es propio de ti. Sólo has de ser tú mismo. Relájate y sólo sé tú mismo. Sé respetuoso con tu individualidad, y ten el valor de plasmar tu propia firma. No sigas copiando las firmas de otros.

 

Cuando no estás intentando convertirte en alguien más, entonces simplemente te relajas; entonces surge la gracia. Entonces te llenas de grandeza, esplendor, armonía… ¡porque entonces no hay conflicto! Ningún lugar a dónde ir, nada por qué luchar, nada que forzar, que imponer sobre ti violentamente. Te vuelves inocente.

 

En esa inocencia sentirás compasión y amor por ti. Te sentirás tan feliz contigo mismo que incluso si Dios viene y golpea a tu puerta y dice: “¿Te gustaría convertirte en alguien diferente?”, tú dirás: “¿Te has vuelto loco? ¡Soy perfecto! Gracias, pero no cambies nada de mí; soy perfecto como soy”.

 

Si vas a ver una pintura de Picasso y dices: “Esto está mal y eso está mal, y este color debería haber sido de esta manera”, estás negando a Picasso. Cuando dices: “Yo debería ser así”, estás intentando perfeccionar a Dios. Estás diciendo: “Metiste la pata; yo debería haber sido así, ¿y tú me has hecho así?”. Estás intentando perfeccionar a Dios. No es posible. Tu lucha es inútil, estás condenado al fracaso.

 

Y cuanto más fallas, más odias. Cuanto más fallas, te sientes más condenado. Cuanto más fallas, te sientes más impotente. Y de este odio, impotencia, ¿cómo puede surgir la compasión? La compasión surge cuando estás perfectamente centrado en tu ser. Tú dices: “Sí, así es como soy”. No tienes ideales que satisfacer. ¡Y de inmediato la plenitud comienza!

 

Las rosas florecen tan maravillosamente porque no están intentando convertirse en lotos. Y los lotos florecen tan maravillosamente porque no han oído historias de otras flores. Todo en la naturaleza marcha tan maravillosamente en armonía, porque nadie está intentando competir con alguien más, nadie está intentando convertirse en algún otro. Todo es como debe ser.

 

¡Sólo comprende este punto! Sólo sé tú mismo y recuerda que no puedes ser nada más, por más que lo intentes. Todo esfuerzo es vano. Sólo tienes que ser tú mismo.

 

Existen solamente dos caminos. Uno es rechazándote, pero tú seguirás siendo el mismo; o condenándote, pero tú seguirás siendo el mismo. El otro es aceptándote, entregándote, gozando, deleitándote, pero también tú seguirás siendo el mismo. Tu actitud puede ser diferente, pero tú siempre serás la persona que eres. Pero una vez que te aceptas, surge la plenitud.

Osho

 

<<<>>>

 

** Imagen: Drew Coffman / Unsplash

 

<>

 

 

Soy Responsable de Mi Persona | Melody Beattie

Blog Soy Responsable de Mi Persona

El cuidado de uno mismo es una actitud hacia nosotros y hacia nuestras vidas que dice:

>> Soy Responsable de mi Persona <<

Tengo la responsabilidad no sólo de vivir mi vida, sino de conducirla.

Tengo la responsabilidad de atender mi bienestar espiritual,

emocional, físico y económico.

Tengo la responsabilidad de identificar mis necesidades y satisfacerlas.

Tengo la responsabilidad de solucionar mis problemas,

o de aprender a vivir con aquellos que no puedo resolver.

Soy responsable por las elecciones que hago.

Soy responsable de lo que doy y de lo que recibo.

También soy responsable de fijar mis metas y de cumplirlas.

Soy responsable de qué tanto disfruto de la vida,

por la cantidad de placer que encuentro en las actividades cotidianas.

Soy responsable por amar a alguien y por la manera en que expreso ese amor.

Soy responsable de lo que hago a los demás y por lo que permito que los otros me hagan.

Soy responsable de mis necesidades y deseos.

Toda mi persona, todo aspecto de mi ser, es importante.

¡Yo cuento!  ¡Yo importo!

Se puede confiar en mis sentimientos.

Mi manera de pensar es apropiada.

Valoro mis necesidades y deseos.

No merezco ni toleraré el abuso ni el maltrato constante.

Tengo derechos, y es mi responsabilidad reclamar esos derechos.

Las decisiones que tomo y la manera como me conduzco reflejarán mí alta autoestima.

Mis decisiones tomarán en cuenta las responsabilidades que tengo para conmigo mismo.

<<<>>>

¬Melody Beattie

Libro: Ya No seas Codependiente

 

<<<>>>

 

** Imagen: Sam Burris  / Unsplash

 

 

<<<>>>

Dejar Ir | Louise L. Hay

Blog Dejar Ir Louise Hay

 

Dejar ir no significa dejar de cuidar, significa que no puedo hacerlo por otra persona.

Dejar ir no es aislarme, es darse cuenta que no puedo controlar a otro.

Dejar ir no es permitir, sino reconocer el aprendizaje de las consecuencias naturales.

Dejar ir es admitir la impotencia, que significa que el resultado no está en mis manos.

Dejar ir no es tratar de cambiar o culpar a otro, es sacar lo máximo de mí mismo.

Dejar ir no es cuidar, sino atender.

Dejar ir no es reparar, sino ser de apoyo.

Dejar ir no es juzgar, sino permitirle a otro que sea un ser humano.

Dejar ir no es estar en el medio arreglando todos los resultados, sino permitir a otros que influyan en sus propios destinos.

Dejar ir no es ser protector, es permitir a otro que enfrente la realidad.

Dejar ir no es negar, sino aceptar.

Dejar ir no es regañar, reprender o discutir, sino buscar mis propios defectos y corregirlos.

Dejar ir no es ajustar todo a mis deseos, sino tomar cada día como viene y apreciarme a mí mismo en él.

Dejar ir no es lamentar el pasado, sino crecer y vivir para el futuro.

Dejar ir es temer menos y amar más.

Louise L. Hay

 

 

¡Ámate, mujer! te harás compañía el resto de tu vida | Selene Mota

Blog 0126 Amate MujerTeHarasCompañiaElRestoDeTuVida sc

 

¡Ámate, mujer, te harás compañía por el resto de tu vida!

Conócete, descúbrete, acéptate, valórate y admírate. ¡Aprende a reírte de ti misma!

Mira en el espejo la mujer que eres, no la que sólo existe ante los ojos de quienes no reconocen tu gran valía.

Si tienes que elegir, elígete siempre,  no como un acto de egoísmo, sino como un acto de valentía y amor propio pues sólo quien se ama a sí mismo es capaz de amar a los demás.

Crea límites sanos, di ¡no! cuando quieras, eleva tu voz aunque tiembles por completa; ¡eres más fuerte de lo que crees! No eres una princesa en un mundo color rosa; eres una guerrera en un mundo de matices.

Lucha por aquello que quieres en tu vida y saca de ella todo lo que atente contra tu dignidad y paz. No permitas que ninguna persona o situación te etiquete o defina; eres quien eres y punto. Bueno, de hecho eres mucho más, eres la mujer que puedes llegar a ser, tu mejor versión, la mujer que la Vida creó para por amor.

Estás en un constante crecimiento, eres poseedora de hermosos dones y virtudes, algunos de ellos aún por ser despertados. ¡Asume cada amanecer como una nueva oportunidad para crecer!

No cargues pesos innecesarios, no lleves sobre tus hombros cargas que no te pertenecen, aprende a identificar tus cruces. Elimina ya de tu vida todo lo que te hunde, lo que te arrastra, lo que te lleva al abismo.

Eres dueña de ti. No eres un objeto. No eres las palabras que te han herido ni los golpes que te han propinado. No eres tu pasado ni tus errores. No eres un fracaso. No eres nada que te haga sentir inferior. Corta desde ahora y para siempre con todo lo que te provoque tristeza, dependencia e infelicidad.

Deja atrás las culpas, los arrepentimientos y los temores porque ellos no te permiten abrazar, respetar y disfrutar tu esencia.

Recuerda:

¡Elígete siempre! ¡Quédate contigo! ¡Te harás compañía el resto de tu vida!

Selene Mota

 

Me Doy Permiso | Joaquín Argente

Blog Me Doy Permiso

Me doy permiso para no ser una víctima.

Me doy permiso para separarme de personas que me traten con brusquedad, presión o violencia, de las que me ignoran, me niegan un saludo, beso, abrazo…

Las personas bruscas o violentas quedan ya, desde este mismo momento fuera de mi vida.

Me doy permiso para no obligarme a ser “el alma de la fiesta”, el que pone el entusiasmo ni ser la persona dispuesta al diálogo para resolver conflictos cuando los demás ni siquiera lo intentan.

Me doy permiso para no entretener y dar energía a los demás a costa de agotarme yo: no he nacido para estimularles con tal de que continúen a mi lado.

Mi propia existencia, mi ser; ya es valioso.

Si quieren continuar a mi lado deben aprender a valorarme.

Me doy permiso para dejar que se desvanezcan los miedos que me infundieron en la infancia.

El mundo no es sólo hostilidad, engaño o agresión: hay también mucha belleza y alegría inexplorada.

Me doy permiso para no agotarme intentando ser una persona excelente. No he nacido para ser la víctima de nadie.

No soy perfecto, nadie es perfecto y me permito rechazar los esquemas ajenos: un hombre sin fisuras, rígidamente irreprochable. Es decir: inhumano.

Me permito no sufrir angustia esperando una llamada de teléfono, una palabra amable o un gesto de consideración.

Me afirmo como una persona no adicta a la angustia. No espero encerrado o recluido ni en casa, ni en un pequeño círculo de personas de las que depender. Soy yo quien me valoro, me acepto y me aprecio.

Me permito no querer saberlo todo, para no estar al día en muchas cuestiones de la vida: no necesito tanta información, tanto programa de ordenador, tanta película de cine, tanto periódico, tanto libro, tantas músicas.

Me doy permiso para ser inmune a los elogios o alabanzas desmesurados: las personas que se exceden en consideración resultan abrumadoras.

Me permito un vivir con levedad, sin cargas ni demandas excesivas. No entro en su juego.

Me doy el permiso más importante de todos: el de ser auténtico.

No me esfuerzo por complacer. Es sencillo y liberador acostumbrarse a decir “no”.

No me justificaré: si estoy alegre, lo estoy; si estoy menos alegre, lo estoy; si un día señalado del calendario es socialmente obligatorio sentirse feliz, yo estaré como estaré.

Me permito estar tal como me sienta bien conmigo mismo y no como me ordenan las costumbres y los que me rodean: lo “normal” y lo “anormal” en mis estados emocionales lo establezco yo.

 

Joaquín Argente

<<<>>>

ABRAZA | Clarissa Pinkola Estés

Blog Abraza

Abraza la soberbia que hay en ti,

porque detrás de ella hay una niña no querida.

Abraza la exigencia que hay en ti,

porque detrás de ella hay un niña que no ha sentido el amor.

Abraza a la “agradadora eterna” que hay en ti,

porque detrás de ella hay una niña rechazada.

Abraza la ira y el enojo que hay en ti,

porque detrás de ella hay una niña abandonada.

Abraza a la solitaria que hay en ti,

porque detrás de ella hay una niña excluida y discriminada.

Abraza el desgano, la apatía, la falta de sentido,

porque detrás de todo esto, está tu niña padeciendo ser quién no es.

Abraza el dolor que hay en ti,

porque detrás de él hay una niña lastimada.

Las niñas que habitan dentro de nosotros, están empezando a manifestarse, y esta vez no paran hasta ser escuchadas…

Por favor, desde lo más profundo de mi corazón te pido, no la silencies más.

Aprender a integrarla, a comprenderla, a abrazarla, a liberarla, a devolverla a la vida…

¡Esta es la tarea de hoy!

Te aseguro que es el Camino para que tu Divinidad baje a la Tierra.

<<<>>>

¬ Clarissa Pinkola Estés

 

.

CUANDO UNA MUJER SE TIENE A SÍ MISMA | Mariana Rupp

Cuando una Mujer se tiene a sí misma

podrás entrar o salir de su vida

podrás halagarla o juzgarla

y Ella, te recibirá o despedirá amablemente

y Ella te agradecerá y comprenderá tus sombras porque ya conoce las suyas

Probablemente no la toleres y a la vez quieras poseerla

Y terminaras por alejarte si no tienes el valor de respetarla.

Cuando una Mujer se tiene a si misma

el Universo Danza a sus pies,

y Ella se eleva.

Ella se vuelve compasión.

Ella elije.

Ella es consciente.

Ella da y recibe Amor.

Es sencillo reconocerla.

Cuando una Mujer se tiene a si misma

Sonríe en el sol como en la tormenta.

Celebra la vida y comprende la muerte.

Vive y Danza los procesos.

No tiene un tono,

Ella es un Arco Iris.

¬Mariana Rupp – Mujer Hiedra

Photo by Philipe Cavalcante /Unsplash

***

.