INTIMAR CON EL MIEDO | Pema Chödrön

Blog 0037 Intimar conel miedo

 

Este es un relato de la experiencia que tuvo un hombre que vivió en la India durante la década de los sesenta.

En su búsqueda por lograr una evolución espiritual, estaba absolutamente dispuesto a librarse de sus emociones negativas: luchaba contra la ira y la lujuria, luchaba contra la pereza y el orgullo, pero sobre todo quería liberarse del miedo.

Su profesor de meditación le decía una y otra vez que dejase de luchar, pero él consideraba que aquello no era más que otra manera de explicarle cómo superar los obstáculos.

Finalmente, el profesor lo envió a meditar en una pequeña cabaña al pie de las montañas. El cerró la puerta y se dispuso a comenzar con la práctica. Al llegar la noche, encendió tres pequeñas velas.

Hacia medianoche oyó un ruido en una esquina de la habitación y en la oscuridad pudo distinguir una gran serpiente. Estaba justo delante de él, balanceándose, y le miraba como una cobra real. Estuvo toda la noche totalmente alerta, manteniendo los ojos en la serpiente: tenía tanto miedo que no podía ni moverse.

Sólo estaban él, la serpiente y su miedo.

Justo antes del amanecer se apagó la última vela y él empezó a llorar, pero no lloraba de desesperación sino de ternura. Sintió el anhelo de todas las personas y animales del mundo; conoció su lucha y su alienación. Todas sus meditaciones no habían sido más que lucha y separación.

Entonces aceptó —verdaderamente aceptó de todo corazón— que era iracundo y celoso, que se resistía y luchaba, y que tenía miedo. También aceptó que era un ser precioso más allá de toda medida: sabio y estúpido, rico y pobre, y totalmente insondable.

Se sentía tan agradecido que se levantó en medio de la oscuridad total, caminó hacia la serpiente y le hizo una reverencia. A continuación se tumbó en el suelo y se quedó profundamente dormido.

Cuando despertó, la serpiente había desaparecido.

Nunca supo si se lo había imaginado o si realmente había sucedido, pero no parecía importarle mucho. Lo relevante fue que el contacto íntimo con el miedo hizo que sus dramas personales se colapsaran, y finalmente el mundo que le rodeaba pudo llegar hasta él.

Pema Chodrón

Libro: Cuando todo se derrumba

<<<>>> 

El miedo es una experiencia universal; lo siento yo, lo sientes tú, lo sienten todos los animales, hasta los minúsculos; es una emoción inherente al hecho de tener vida.

El miedo es una reacción natural al acercarme a la Verdad. Reacciono con miedo ante la posibilidad de encontrarme frente a frente con el peligro, la enfermedad, la soledad, el vacío, la muerte, ante mi miedo mismo… y también, y más aún, de estar cara a cara con mi propio Ser.

Para avanzar, no puedo permanecer con miedo, porque entonces no habría espacio para el amor. Pero tampoco me conviene huir del miedo por medio de adicciones u otras conductas evasivas; porque a todo lo que me resisto, persiste. Entonces, solo me queda un camino: aproximarme, conocerlo, familiarizarme e intimar con él.

Cuando no hay escape posible a mí miedo, cuando estoy en el límite de lo desconocido, plenamente presente, sin mayor punto de referencia en el cual pueda asirme, entonces, mi experiencia se torna muy vívida y todo empieza a tomar claridad: estoy frente a mí misma, frente a miedos, frente a mis emociones, frente a mi vulnerabilidad… y frente al hecho rotundamente cierto de la impermanencia de mi vida, de la vida misma.

Intimar con el miedo, es una de las experiencias más escalofriantes y, a la vez, más enriquecedoras que podemos vivir… Pero no es un acto, sino un proceso; que si o si es preciso atravesar paso a paso hasta sanarlo, para lograr así mi Evolución PsicoEspiritual

Patricia Anaya

Gracias por compartir tu sentir y tu experiencia sobre este tema. Tus comentarios nos enriquecen a todos.

Anuncios

HACER UNA LISTA: PASO # 1 PARA RESOLVER UN CONFLICTO | Patricia Anaya

SolucionDeConflicto

Cuando tienes un conflicto, antes de que la angustia o la tristeza te “devoren”, haz una lista de todas las alternativas de solución que se te ocurran; no importa que tan “irreales” o “imposibles” de realizar te parezcan en ese momento. Escribe todo, sin orden, sin estilo.

Al realizar tu lista estarás enfocando tu atención en algo productivo, y esa acción ya, por sí misma, te dará serenidad.

Cuando termines tu lista revisa cada idea y analiza con todo detalle qué beneficios e implicaciones podría tener cada una de las alternativas que te planteaste si las pusieses en marcha.

Luego ordénalas del 1 al “x” poniendo el #1 a aquella que en ese momento piensas y sientes que es:

  • Más realista de acuerdo a tus recursos
  • Más simple
  • Más aplicable a corto plazo
  • Más conveniente en su ejecución y resultados

Así, con mente y corazón, estarás haciendo una elección objetiva, pero al mismo tiempo, más sentida, de la que en ese momento consideras que puede ser la alternativa que pondrás en acción.

Ya que ejecutaste la opción con prioridad #1 realizas una valoración de su eficacia

¿Resolví el conflicto?

¿Qué falta?

¿Qué puedo modificar de mi alternativa?

Y, dependiendo de esto, aplicarás la alternativa #2, o la #3 o bien, verás que el proceso de resolución de tu conflicto ha iniciado.

Al inicio no resulta fácil hacer listas; te sientes abrumada/o y muchas veces no te sale de la mente ni la primera palabra por escribir o redactas en forma minuciosa y exhaustiva cada idea. Poco a poco tendrás más práctica en hacer listas sencillas pero completas.

Lo más importante es tomar acción, y no permitir que la angustia, el desánimo, la ira, la frustración, etc., te dominen; porque te enredarás más aún en el embrollo que ya de por sí tienes.

Recuerda: Tú tienes que dominar las emociones tóxicas que surgen al tener un conflicto para poder salir delante de él.

Haz la prueba de hacer esta lista que te sugiero con algún pequeño o gran conflicto que tengas enfrente hoy, y comenta tus resultados para beneficiarnos todos.

Patricia Anaya

Para encontrar más Claves De Acción, simples y prácticas, así como Mensajes Inspiradores para SER Y SENTIRTE MEJOR súmate a:

Twitter: @_SaludEmocional

Facebook: CentroSaludEmocional.Mx

EL VASO CON AGUA | Anónimo

Blog 0012 Vaso Con Agua

 

Un psicólogo en una sesión grupal levantó un vaso con agua, todo el mundo esperaba la típica pregunta:

¿Está medio lleno o medio vacío?

Sin embargo, preguntó:

¿Cuánto pesa este vaso?

Las respuestas variaron entre 200 y 250 gramos.

El psicólogo respondió:

El peso absoluto no es importante, depende de cuánto tiempo lo sostengo.

Si lo sostengo 1 minuto, no es problema…

Si lo sostengo una hora, me dolerá el brazo…

Si lo sostengo 1 día, mi brazo se entumecerá y paralizará.

El peso del vaso no cambia, pero cuanto más tiempo lo sujeto, más pesado, más difícil de soportar se vuelve.

 <<<>>>