Me Doy Permiso | Joaquín Argente

Blog Me Doy Permiso

Me doy permiso para no ser una víctima.

Me doy permiso para separarme de personas que me traten con brusquedad, presión o violencia, de las que me ignoran, me niegan un saludo, beso, abrazo…

Las personas bruscas o violentas quedan ya, desde este mismo momento fuera de mi vida.

Me doy permiso para no obligarme a ser “el alma de la fiesta”, el que pone el entusiasmo ni ser la persona dispuesta al diálogo para resolver conflictos cuando los demás ni siquiera lo intentan.

Me doy permiso para no entretener y dar energía a los demás a costa de agotarme yo: no he nacido para estimularles con tal de que continúen a mi lado.

Mi propia existencia, mi ser; ya es valioso.

Si quieren continuar a mi lado deben aprender a valorarme.

Me doy permiso para dejar que se desvanezcan los miedos que me infundieron en la infancia.

El mundo no es sólo hostilidad, engaño o agresión: hay también mucha belleza y alegría inexplorada.

Me doy permiso para no agotarme intentando ser una persona excelente. No he nacido para ser la víctima de nadie.

No soy perfecto, nadie es perfecto y me permito rechazar los esquemas ajenos: un hombre sin fisuras, rígidamente irreprochable. Es decir: inhumano.

Me permito no sufrir angustia esperando una llamada de teléfono, una palabra amable o un gesto de consideración.

Me afirmo como una persona no adicta a la angustia. No espero encerrado o recluido ni en casa, ni en un pequeño círculo de personas de las que depender. Soy yo quien me valoro, me acepto y me aprecio.

Me permito no querer saberlo todo, para no estar al día en muchas cuestiones de la vida: no necesito tanta información, tanto programa de ordenador, tanta película de cine, tanto periódico, tanto libro, tantas músicas.

Me doy permiso para ser inmune a los elogios o alabanzas desmesurados: las personas que se exceden en consideración resultan abrumadoras.

Me permito un vivir con levedad, sin cargas ni demandas excesivas. No entro en su juego.

Me doy el permiso más importante de todos: el de ser auténtico.

No me esfuerzo por complacer. Es sencillo y liberador acostumbrarse a decir “no”.

No me justificaré: si estoy alegre, lo estoy; si estoy menos alegre, lo estoy; si un día señalado del calendario es socialmente obligatorio sentirse feliz, yo estaré como estaré.

Me permito estar tal como me sienta bien conmigo mismo y no como me ordenan las costumbres y los que me rodean: lo “normal” y lo “anormal” en mis estados emocionales lo establezco yo.

 

Joaquín Argente

<<<>>>

PERDONAR ES UNA DECISIÓN | Patricia Anaya

Blog PerdonarComoDecision

El perdón no es un acto único, no ocurre al azar, no surge solamente porque pasa el tiempo.

El perdón es un proceso que inicia única y exclusivamente cuando tomas la decisión real de perdonar, y esa decisión conlleva la existencia de básicamente cuatro elementos:

  • Voluntad = Quiero perdonar
  • Disposición = Estoy dispuesta a perdonar
  • Intención = Hago todo lo necesario para lograrlo
  • Acción = Llevo a cabo el proceso de principio a fin

El proceso del perdón no tiene tiempo; dura justo lo que tiene que durar. El fin del proceso no está escrito, solo se siente en el corazón.

El perdón es en esencia un proceso interno, que se gesta y se desarrolla en lo más hondo de tu ser.

Es muy enriquecedor que la persona a la que sientes que tienes que perdonar esté contigo en el proceso, pero no es un requisito indispensable.

A veces, ya murió; a veces, está lejos; a veces, ya no hay vínculo entre ustedes; a veces, le invitas a trabajar junto contigo el perdón y se niega; a veces, simplemente, decides hacerlo solamente tú.

Tampoco es necesario que elijas continuar formando vínculo con la persona a la que estás decidiendo perdonar.

Perdonar y continuar en relación con… son dos decisiones independientes; que pueden o no estar asociadas.

Puede ser que ya no quieras verla más, o puede ser que quieras (y la persona también) reiniciar la relación desde donde quedó suspendida, o desde cero.

Cuando tomas la decisión de perdonar a una persona te desenganchas de la creencia de que estar atada a ella te hará más fuerte. Además, te deshaces de la idea de que hizo algo que te lastimó y comprendes que eres tú la que habías elegido interpretar como daño lo que ella decidió decir, hacer, o no hacer.

Cuando tomas la decisión de perdonar, desde lo más profundo de ti, llevas ya más de la mitad del proceso recorrido; lo que falta del camino solo es técnica, es estrategia; la que te guste, la que te haya servido más, la que tu intuición te vaya marcando paso a paso.

Cuando tomas la decisión de perdonar de manera simultánea se inicia la limpieza interna que te permitirá EVOLUCIONAR en todas las dimensiones de tu vida.

Cuando tomas la decisión de perdonar en automático estás decidiendo también lograr la plena LIBERTAD de tu Ser.

Cuando tomas la decisión de perdonar estás ya en PAZ.

EVOLUCIÓN, LIBERTAD, PAZ… Son los mejores regalos que te otorga el Universo por elegir PERDONAR.

<<<>>>

¬ Patricia Anaya

 

.

DEL SER | Jacobo Grinberg

Blog 0052 Del Ser sc

 

La última etapa del cambio hacia el Ser, ocurre cuando acaban las dicotomías:

Cuando lo que se hace coincide punto a punto con lo que se piensa.

Cuando todo es importante y valioso y se deja de jerarquizar.

Cuando desaparece por completo la autocomplacencia.

Cuando deja de interesar que otros noten el cambio.

Cuando cada estímulo y cada situación enseñan.

Cuando se deja de dar valor diferente a las cosas.

Cuando todo se convierte en uno mismo.

Cuando se deja de analizar el análisis y se deja de pensar en el pensamiento.

Cuando se deja de pensar en el ser y se es.

Cuando se deja de actuar por recibir aprobación.

Cuando se deja de predicar y de imponer y únicamente se transmite.

Cuando se vive sin valorar la vivencia.

Cuando se ama a todo y a todos.

Cuando se es libre.

Cuando se llega a ser.

<<<>>>

¬ Jacobo Gringberg Zylberbaum

*Libro: La Experiencia Interna

 

 

.

¡PARA DE DIRIGIR LA CORRIENTE DEL RÍO! | Mooji

Blog 0050 Para DeDirigirLaCorrienteDel Rio

 

“¡Tira todo fuera, olvídate de todo!

.

Estás aprendiendo demasiado, 

recordando demasiado

intentando demasiado.

.

Relájate un poco, 

dale a la vida

una oportunidad

de fluir a su manera,

sin asistencia

por parte de tu mente y esfuerzo.

.

¡Para de dirigir la corriente del río!”

.
Mooji

Fábula: EL PEZ Y EL AVE | Jacobo Grinberg

Blog 0045 El Pez Y El Ave

 

Un pez dorado estaba asombrado por el vuelo de las aves. Le gustaba asomarse a la superficie del agua y ver cómo la golondrina se trasladaba por el espacio abierto al agitar sus alas. Le encantaba analizar sus movimientos y pensar que éstos le permitían alcanzar grandes velocidades. Entendía el mecanismo del vuelo… y deseaba volar.

Una golondrina estaba asombrada por el nado de los peces. Le gustaba volar por encima del estanque para ver cómo el pez dorado, al mover su cola, se trasladaba en el agua, transparente y fresca. Le encantaba analizar la forma en que el pez se quedaba flotando: inmóvil y sin esfuerzo, y cómo en un santiamén cambiaba su posición. Entendía el mecanismo del nado… y deseaba nadar.

Un día de sol, la golondrina le habló al pez:

Si tú me enseñas a nadar, yo te enseñaré a volar.

Y el pez le contestó con una sonrisa:

Trato hecho!

A partir de ese momento se hicieron amigos. El pez le explicó a la golondrina todos los secretos de la natación y le enseñó a doblar sus alas y moverse de tal forma que le permitiera penetrar en el agua y trasladarse en ella.

La golondrina, a su vez, enseñó al pez cómo adquirir suficiente impulso en un movimiento ascendente desde la profundidad del estanque. Le explicó que este impulso le haría salir del agua y que, una vez en el espacio, tendría que mover la cola y así podría volar.

El aprendizaje fue lento y peligroso, pero llegó el momento en que todos los movimientos fueron aprendidos y se decidió hacer la prueba final.

La golondrina, ansiosa, le dijo al pez:

—Estás preparado para volar, ahora debes intentarlo.

Y el pez, preocupado, replicó:

—Tú también lo estás, si así lo deseas puedes nadar.

Los dos se prepararon, respirando hondo y después de un momento de vacilación, se atrevieron…

Alguien, a la orilla del estanque, tuvo una visión fantástica: vio volar a un pez dorado y nadar a una golondrina.

Cuando se volvieron a encontrar, los dos notaron que cada uno tenía un brillo especial en los ojos, era un reflejo profundo y sereno.

El pez miró a su compañera y le dijo:

Cuando volaba hice un descubrimiento: sentí que te podía conocer como nunca antes me imaginé. Viví mi vuelo siendo tú y siendo yo.

La golondrina, sonrojada, le contestó:

—Yo sentí lo mismo.

El pez, «frunciendo el entrecejo», miró una hoja que flotaba en el estanque; parecía querer decir algo muy difícil o penoso.

La golondrina le demandó:

¡Dilo de una vez!

También descubrí otra cosa… supe que mi nado no era diferente de tu vuelo, sentí que antes había nadado como un autómata y que me había olvidado que nadar es también bello, además…

El pez no se atrevía a terminar, miraba en una dirección y después en la otra evitando enfrentarse con la mirada de la golondrina, ésta esperaba pensativa; por fin el pez prosiguió:

… además, entendí la razón del olvido, sólo veía tu vuelo y quería ser como tú, pensaba que lo mío no podía ser tan hermoso como lo tuyo… ahora sé que ambas cosas lo son.

La golondrina sonreía, se acercó al pez y abrazándolo le confió:

Los dos hemos aprendido lo mismo, nada a partir de este momento será igual… mi vuelo será lo más maravilloso y tu nado también, tú estarás en mí y yo en ti, pero los dos seremos lo que somos y nada será mejor ni nos podrá enseñar más.

Cuentan que a partir de ese día algo extraño sucedía cerca del estanque… un pez dorado estaba aprendiendo a nadar y una golondrina a volar.

¬Jacobo Grinberg Zylberbaum

* Libro: La Experiencia Interna

<<<>>>

HAZ LO QUE TE DICEN TU CORAZÓN Y TU INTUICIÓN | Steve Jobs

Blog 0041 Haz LoQueTe Dice Tu Corazon

 

Tu tiempo es limitado,

de modo que no lo malgastes

viviendo la vida de alguien distinto.

No quedes atrapado en el dogma,

que es vivir como otros piensan que deberías vivir.

No dejes que los ruidos de las opiniones de los demás

acallen tu propia voz interior.

Y, lo que es más importante,

ten el coraje para hacer lo que te dicen

tu corazón y tu intuición

Ellos ya saben, de algún modo,

en qué quieres convertirte realmente.

Todo lo demás, es secundario.

Steve Jobs

*Fragmento del Discurso en un Acto de Graduación

en Stanford 2005

DEJAR LA PUERTA ABIERTA | Jorge Bucay

Blog 0015 Dejar la puerta abierta Pic Gus Moretta

 

Quiero poder abrir la mano y soltar lo que hoy ya no está,

lo que hoy ya no sirve,

lo que hoy no es para mí,

lo que hoy no me pertenece.

No quiero retenerte,

no quiero que te quedes conmigo “porque yo no te dejo ir”.

No quiero que hagas nada para quedarte,

más allá de lo que quieras.

Mientras yo deje la puerta abierta

voy a saber que estás acá porque te querés quedar,

porque si te quisieras ir ya te habrías ido.

Jorge Bucay

Libro: El Camino De Las Lágrimas

<<<>>>

 

Photo by: Gus Moretta  /  Unsplash

 

.