AUTOCONFIANZA | Virgilio Marón

#Autoconfianza #PoderInterno #Virgilio

#SaludEmocional #Salud #Emocional #Emociones #Claves para #SerYSentirteMejor #Frase #19082

***

SUSCRÍBETE a mi página sobre la VIDA, la MUERTE, el DUELO por la MUERTE propia o de un ser amado y MUCHO MÁS…  www.patriciaanaya.com

.

Anuncios

BUSCA EN TI | EPICTETO

#Búsqueda #Bondad #SerEsencial #Epicteto

#SaludEmocional #Salud #Emocional #Emociones #Claves para #SerYSentirteMejor #Frase #19077

***

SUSCRÍBETE a mi página sobre la VIDA, la MUERTE, el DUELO por la MUERTE propia o de un ser amado y MUCHO MÁS…  www.patriciaanaya.com

.

HAZ TU OBRA | Ralph Waldo Emerson

Lo que tengo que hacer es lo que me concierne, no lo que la gente cree.

Esta regla, tan difícil en la vida práctica como en la intelectual, puede servir para establecer una distinción completa entre la grandeza y la mediocridad.

Es muy difícil de seguir, porque siempre hallaras personas que creen saber cuál es tu deber mejor que tú mismo.

Es fácil vivir en el mundo según la opinión del mundo.

Es fácil en soledad vivir según la propia opinión.

Pero el hombre grande es aquel que en medio de muchedumbre conserva con perfecta dulzura la independencia de la soledad.

La razón por la que no debemos conformarnos con usos que están muertos para nosotros, es que disipan nuestras fuerzas. Nos hacen perder el tiempo y borran el sello de nuestro carácter.

Si sostienes una iglesia sin vida; si contribuyes a mantener una sociedad bíblica muerta; si votas con un gran partido, ya sea en pro o en contra del gobierno; si pones tu mesa como un hospedero vulgar, me será difícil percibir claramente, a través de todas esas pantallas, qué clase de hombre eres.

Y naturalmente, ello equivale a otra tanta fuerza sustraída a tu propia vida.

Pero haz tu obra y te conoceré.

Haz tu obra y te fortalecerás.

¬Ralph Waldo Emerson

Photo by Dozenmode /Pixabay

***

.

LA BELLEZA DE LA CULPA | Jeff Foster

Cuando dices que «no»,

Cuando estableces tus límites,

Tal vez te sientas culpable.

Genial, ¡siente la culpa!

Y di «no» de todos modos,

Establece tus límites de todos modos,

Di tu más profunda verdad de todas formas.

Sentirse culpable no es malo,

Cuando infundes esta experiencia con curiosa consciencia,

Abraza «al que se siente culpable» en tus brazos,

Proporciónale espacio,

Respira en la incomodidad,

Deja que se sienta «mal» por un rato.

Y de todas formas di tu verdad,

De todas formas di «no»,

Establece tus límites de todos modos.

A veces dices que «si» para evitar el dolor de la culpa, ¿no es así?

Ignoras tus propios límites para evitar el dolor,

Pero el dolor es sostenible,

Puedes sobrevivir a él.

La culpa a veces surgirá como una ola,

Y se aquietará, para volver a surgir tal vez,

Y finalmente pasará.

Pero te mantendrás fiel a ti mismo,

En tu camino,

En tu integridad.

La culpa como una dulce compañía,

La culpa como un frágil niño que necesita tu amor,

La culpa como una aliada en el camino.

Ya no te dejas controlar por la culpa,

Cuando estás dispuesto a sentirla.

¬Jeff Foster

Photo by Nastya Gepp /Pixabay

***

.

SÉ SIEMPRE LO MEJOR | Martin Luther King

Si no puedes ser un pino sobre un monte, sé una hierba,

pero sé la mejor hierba pequeña a la orilla del arroyo.

Si no puedes ser un árbol, sé un arbusto.

Si no puedes ser una autopista, sé un sendero.

Si no puedes ser el sol, sé una estrella.

Sé siempre lo mejor de eso que eres.

Trata de descubrir el proyecto que estás llamado a realizar

y dedícate con pasión a cumplirlo en la vida.

¬Martin Luther King

Photo by Lechon Kirb /Unsplash

***

Cuento sufí: EL PICHÓN DE ÁGUILA | Anónimo

Había una vez un campesino que fue al bosque vecino a atrapar un pájaro para tenerlo cautivo en su casa.

Consiguió cazar un pichón de águila. Al llegar a su casa, lo colocó en el gallinero, junto con las gallinas. Comía mijo y la ración propia de las gallinas, aunque el águila fuera el rey o la reina de todos los pájaros.

Después de cinco años, este hombre recibió en su casa la visita de un naturalista. Mientras paseaban por el jardín, el naturalista le dijo al hombre:

—Este pájaro que está allí no es una gallina. Es un águila.

De hecho —dijo el campesino— es águila, pero yo lo crie como gallina. Ya no es un águila. Se transformó en gallina como las otras, a pesar de tener las alas de casi tres metros de extensión.

No —dijo el naturalista—, ella es y será siempre un águila pues tiene el corazón de águila. Este corazón hará que un día vuele a las alturas.

No, no —insistió el campesino—. La he criado como una gallina y se ha convertido en una gallina, y jamás volará como un águila.

Como no se ponían de acuerdo, el naturalista le propuso hacer una prueba.

El naturalista cogió el águila, la levantó bien en alto y, desafiándola, le dijo:

Ya que en realidad eres un águila, ya que perteneces al cielo y no a la tierra, entonces, ¡abre tus alas y vuela!

El águila se posó sobre el brazo extendido del naturalista.

Miraba distraídamente alrededor, vio a las gallinas allá abajo, picoteando granos y dio un salto hasta llegar junto a ellas.

El campesino comentó:

—Yo le dije: se ha convertido en una simple gallina.

No —insistió el naturalista—. Ella es un águila. Y un águila será siempre un águila, experimentaremos nuevamente mañana.

Al día siguiente, el naturalista subió con el águila al techo de la casa. Le susurró:

Águila, ya que eres un águila, ¡abre tus alas y vuela!

Pero, cuando el águila vio allá abajo a las gallinas, picoteando el suelo, saltó y de nuevo fue junto a ellas.

El campesino sonrió y volvió a la carga:

—Yo le había dicho: se ha convertido en una simple gallina.

No —insistió firmemente el naturalista—. Ella es un águila, y siempre poseerá un corazón de águila. Vamos a experimentar todavía una última vez; mañana la haré volar.

Al día siguiente, el naturalista y el campesino se levantaron bien temprano. Cogieron el águila y la llevaron fuera de la ciudad, lejos de las casas de los hombres y de los gallineros, en lo alto de una montaña. El sol naciente doraba los picos de las montañas.

El naturalista levantó el águila al cielo y le ordenó:

Águila, ya que eres un águila, ya que perteneces al cielo y no a la tierra, ¡abre tus alas y vuela!

El águila miró alrededor. Temblaba como si experimentase una nueva vida. Pero no voló. Entonces, el naturalista la cogió firmemente y la puso en dirección al sol, para que sus ojos pudiesen llenarse de la claridad solar y de la vastedad del horizonte.

En ese momento, el águila abrió sus potentes alas, graznó con el típico kau, kau de las águilas y se elevó, soberana, sobre sí misma.

Y comenzó a volar, a volar hacia lo alto, a volar cada vez más alto. Y voló y voló hasta confundirse con el azul del firmamento.

¬Raúl de la Rosa

Compilador de textos de Sabiduría Sufí

Libro: La Danza del Corazón

Photo by Sam Bark /Unsplash

***

.

EL MUNDO | Eduardo Galeano

Un hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al alto cielo.

A la vuelta contó. Dijo que había contemplado desde arriba, la vida humana.

Y dijo que somos un mar de fueguitos.

El mundo es eso —reveló— un montón de gente, un mar de fueguitos.

Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás.

No hay dos fuegos iguales.

Hay fuegos grandes y fuegos chicos,

y fuegos de todos los colores.

Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento,

y gente de fuego loco que llena el aire de chispas.

Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman;

pero otros arden la vida con tanta pasión

que no se puede mirarlos sin parpadear,

y quien se acerca se enciende.

¬Eduardo Galeano

Photo by Tim Mossholder

***

Poema: TU LUZ | Swami Parthasarathy

SE1302-181211 Tu Luz Swami Parthasarathy PhGianCescon

La oscuridad más terrible no es la que te rodea,

sino la que te habita.

Y la luz más bella, no es la que te ilumina desde afuera,

sino la que se asoma en tus ojos desde adentro.

No exijas más luz que la necesaria para ver lo necesario,

ni más camino que para andar esta jornada.

El camino más malo, no es tan malo,

si por él vas a tu meta.

Y el camino más bueno,

no es tan bueno,

si por él no llegas a tu destino.

No sabrás si hay luz mientras tus ojos no se hayan abierto,

ni sabrás si hay camino,

mientras tus pies no hayan andado.

Si arde encendida la lámpara de tu interior,

caminarás en la luz en medio de las tinieblas.

Si tu lámpara interior se apaga,

en medio de la luz, caminarás a oscuras.

 

¬Swami Parthasarathy

* Photo by Gian Cescon /Unsplash

 

◊◊◊

 

 

MAGIA  | Clarita Alessandria

SE1209-181120 Magia PhAlmosBechtold

Nuestro día a día esconde una magia: ¿dónde se oculta?

Ya desde chicos hacen esfuerzos por contarnos de qué se trata. La magia que hacen los magos en los circos, la magia que hacen en las películas y en los dibujitos… Magia que juega con nuestra ilusión, magia como algo increíble, extraordinario, fuera de lo común, desconocida de la lógica. Pero, en realidad, la magia no es nada de todo eso. No Sigue leyendo

CUANDO SE BUSCA UN RESULTADO | Chuang Tsé

Blog 0182 Cuando se espera un resultado Chuang Tsé
Cuando un arquero dispara porque sí
está en posesión de toda su habilidad.
Si está disparando
por ganar una hebilla de bronce
ya está nervioso.
Si el premio es de oro,
se ciega o ve dos blancos…
¡Ha perdido la cabeza!
Su habilidad no ha variado.
Pero el premio lo divide.
Está preocupado.
Piensa más en vencer que en disparar…
Y la necesidad de ganar le quita el poder.

 

¬Chuang Tsé
<<<>>>