YO SOY YO | Virginia Satir

En todo el mundo, no hay nadie exactamente como yo.

Hay personas que tienen algunas partes que se parecen a mi, pero nadie es idéntico a mí, por lo tanto, todo lo que sale de mí es auténticamente mío porque yo sola lo elegí.

Todo lo mío me pertenece

mi cuerpo, incluyendo todo lo que éste hace,

– mi mente, incluyendo todos sus pensamientos e ideas,

– mis ojos, incluyendo las imágenes que perciben,

– mis sentimientos, cualesquiera que éstos puedan ser: coraje, alegría, frustración, amor, desilusión, excitación,

– mi boca y todas las palabras que salgan de ella: agradables, dulces o bruscas, justas o injustas,

– mi voz, fuerte o suave y,

– todos mis actos, sean éstos para otros o para mi misma.

Me pertenecen mis fantasías, mis sueños, mis esperanzas, mis temores. Me pertenecen todos mis triunfos y éxitos, todos mis fracasos y errores. Porque todo lo mio me pertenece, puedo llegar a familiarizarme íntimamente conmigo misma. Y al hacer esto, puedo amarme y aceptarme, y aceptar todas las partes de mi cuerpo. Entonces puedo hacer posible que todo lo que me pertenece trabaje para lograr lo mejor para mi.

Sé que hay aspectos de mi misma que me confunden y otros que no conozco, pero mientras me conozco y me amo, puedo buscar valerosamente y con esperanza la solución a mis confusiones y la forma de conocerme más.

Cualquiera que sea mi apariencia y mi expresión, lo que diga o haga, lo que piense y sienta en un momento determinado, soy yo. Esto es auténtico y representa dónde estoy en este momento.

Cuando más adelante analice mi apariencia y mi expresión, lo que dije e hice y cómo pensé y sentí, algo parecerá no encajar. Puedo descartar lo que parece no encajar y conservar lo que sí encajó e idear algo nuevo para remplazar lo que descarté.

Puedo ver, oír, sentir, pensar, hablar y actuar. Tengo los instrumentos para sobrevivir, para acercarme a los demás, para ser productiva y para ser coherente y apartar de mi mundo a las personas y cosas ajenas a mí.

Me pertenezco.

Y, por lo tanto, puedo manejarme.

Yo Soy Yo.

Y Yo Estoy Bien.

¬Virginia Satir

Photo by Danielle Peterson /Unsplash

***

.

UNA MUJER TRIUNFADORA | Patricia Anaya

 

Blog 0072 Una Mujer Triunfadora

 

Una Mujer Triunfadora es congruente, auténtica, libre, sincera.

Expresa lo que piensa y piensa lo que expresa.

Ama todo lo que hace, y hace todo lo que ama.

Confía en la vida y fluye con ella, sabiendo que en el Universo todo tiene un orden y un tiempo perfectos.

Ama y goza a los animales, a las plantas, a las piedras, al sol, a la luna, al mar… a la Naturaleza entera la venera.

Respeta a cada ser humano del Planeta, y le honra porque reconoce el valor de su Ser Verdadero.

Tiene relaciones directas, transparentes y armónicas con los demás, sin hacer distinción por su sexo, edad, jerarquía, credo…

Se esmera en enfocarse en lograr su mejor bien en todo lo que emprende, y sin pisar derechos, procura también el bien común.

Sabe que es perfectible, no perfecta; por lo que hace un reconocimiento honesto de sus limitaciones y hace uso total de sus fortalezas.

Cada día al despertar decreta: ‘Hoy voy a cumplir todas mis metas’, y actúa en consecuencia.

Los tropiezos, errores, eventos desagradables, los transforma en escalones para llegar a su cima.

Y al culminar su vida, sin titubear y con gran satisfacción grita a los cuatro vientos:

Soy una Mujer Triunfadora.

Soy y me siento feliz.

Di mi máximo en todo.

Cumplí mi Misión.

Estoy tranquila.

Me voy en Paz.

Patricia Anaya

 

 

DEJA IR LA URGENCIA | Melody Beattie

Blog DejaIrLaUrgencia

 

¡Una cosa a la vez!

Eso es todo lo que tenemos que hacer.

No dos cosas a la vez, sino una cosa hecha en paz.

Una tarea a la vez.

Un sentimiento a la vez.

Un día a la vez.

Un problema a la vez.

Un paso a la vez.

Un placer a la vez.

¡Relájate! Deja ir la urgencia.

Empieza calmadamente ahora.

Toma una sola cosa a la vez.

Cuando tengas dudas haz primero lo primero.

¿Ves cómo todo se arregla?

Melody Beattie

*Libro: El Lenguaje del Adiós

El contenido de este párrafo es contundente. ¡Un día a la vez!  instrucción clara y precisa para aplicar en cualquier circunstancia de tu vida: Al separarte de tu pareja; cuando alguien amado muere; cuando tienes una enfermedad; antes de tomar una decisión de vida; durante tu proceso de sanación emocional… Lo más importante para mí es que en cada “uno a la vez”, sea cual sea, prevalezca el amor a ti misma y haya paz en tu Corazón y en tu mente.

Patricia Anaya

LA PAZ DE LAS COSAS SALVAJES | Wendell Berry

Blog PazDeLasCosasSalvajes

 

Cuando el temor por el mundo crece en mí

y despierto en la noche ante el menor sonido,

preocupado por qué será de mi vida y de las vidas de mis hijos,

voy y me acuesto allí

donde el patodescansa en su belleza en el agua,

y la garza real se alimenta.

<>

Entro en la paz de las cosas salvajes

que no ponen a prueba sus vidas con la anticipación del dolor.

<>

Entro en la presencia del agua quieta.

Y siento sobre mi cabeza a las estrellas

ciegas al día esperando con su luz.

Por un momento, descanso en la gracia del mundo, y soy libre.

Wendell Berry

<<<>>>

Bello poema que nos invita a vivir el instante es vivir en paz, tal como lo hacen los animales, y todo en la Naturaleza; fluyendo con la confianza plena en la vida, siendo libres.

Patricia Anaya

DEL SER | Jacobo Grinberg

Blog 0052 Del Ser sc

 

La última etapa del cambio hacia el Ser, ocurre cuando acaban las dicotomías:

Cuando lo que se hace coincide punto a punto con lo que se piensa.

Cuando todo es importante y valioso y se deja de jerarquizar.

Cuando desaparece por completo la autocomplacencia.

Cuando deja de interesar que otros noten el cambio.

Cuando cada estímulo y cada situación enseñan.

Cuando se deja de dar valor diferente a las cosas.

Cuando todo se convierte en uno mismo.

Cuando se deja de analizar el análisis y se deja de pensar en el pensamiento.

Cuando se deja de pensar en el ser y se es.

Cuando se deja de actuar por recibir aprobación.

Cuando se deja de predicar y de imponer y únicamente se transmite.

Cuando se vive sin valorar la vivencia.

Cuando se ama a todo y a todos.

Cuando se es libre.

Cuando se llega a ser.

<<<>>>

¬ Jacobo Gringberg Zylberbaum

*Libro: La Experiencia Interna

 

 

.

¡PARA DE DIRIGIR LA CORRIENTE DEL RÍO! | Mooji

Blog 0050 Para DeDirigirLaCorrienteDel Rio

 

“¡Tira todo fuera, olvídate de todo!

.

Estás aprendiendo demasiado, 

recordando demasiado

intentando demasiado.

.

Relájate un poco, 

dale a la vida

una oportunidad

de fluir a su manera,

sin asistencia

por parte de tu mente y esfuerzo.

.

¡Para de dirigir la corriente del río!”

.
Mooji

Fábula: EL PEZ Y EL AVE | Jacobo Grinberg

Blog 0045 El Pez Y El Ave

 

Un pez dorado estaba asombrado por el vuelo de las aves. Le gustaba asomarse a la superficie del agua y ver cómo la golondrina se trasladaba por el espacio abierto al agitar sus alas. Le encantaba analizar sus movimientos y pensar que éstos le permitían alcanzar grandes velocidades. Entendía el mecanismo del vuelo… y deseaba volar.

Una golondrina estaba asombrada por el nado de los peces. Le gustaba volar por encima del estanque para ver cómo el pez dorado, al mover su cola, se trasladaba en el agua, transparente y fresca. Le encantaba analizar la forma en que el pez se quedaba flotando: inmóvil y sin esfuerzo, y cómo en un santiamén cambiaba su posición. Entendía el mecanismo del nado… y deseaba nadar.

Un día de sol, la golondrina le habló al pez:

Si tú me enseñas a nadar, yo te enseñaré a volar.

Y el pez le contestó con una sonrisa:

Trato hecho!

A partir de ese momento se hicieron amigos. El pez le explicó a la golondrina todos los secretos de la natación y le enseñó a doblar sus alas y moverse de tal forma que le permitiera penetrar en el agua y trasladarse en ella.

La golondrina, a su vez, enseñó al pez cómo adquirir suficiente impulso en un movimiento ascendente desde la profundidad del estanque. Le explicó que este impulso le haría salir del agua y que, una vez en el espacio, tendría que mover la cola y así podría volar.

El aprendizaje fue lento y peligroso, pero llegó el momento en que todos los movimientos fueron aprendidos y se decidió hacer la prueba final.

La golondrina, ansiosa, le dijo al pez:

—Estás preparado para volar, ahora debes intentarlo.

Y el pez, preocupado, replicó:

—Tú también lo estás, si así lo deseas puedes nadar.

Los dos se prepararon, respirando hondo y después de un momento de vacilación, se atrevieron…

Alguien, a la orilla del estanque, tuvo una visión fantástica: vio volar a un pez dorado y nadar a una golondrina.

Cuando se volvieron a encontrar, los dos notaron que cada uno tenía un brillo especial en los ojos, era un reflejo profundo y sereno.

El pez miró a su compañera y le dijo:

Cuando volaba hice un descubrimiento: sentí que te podía conocer como nunca antes me imaginé. Viví mi vuelo siendo tú y siendo yo.

La golondrina, sonrojada, le contestó:

—Yo sentí lo mismo.

El pez, «frunciendo el entrecejo», miró una hoja que flotaba en el estanque; parecía querer decir algo muy difícil o penoso.

La golondrina le demandó:

¡Dilo de una vez!

También descubrí otra cosa… supe que mi nado no era diferente de tu vuelo, sentí que antes había nadado como un autómata y que me había olvidado que nadar es también bello, además…

El pez no se atrevía a terminar, miraba en una dirección y después en la otra evitando enfrentarse con la mirada de la golondrina, ésta esperaba pensativa; por fin el pez prosiguió:

… además, entendí la razón del olvido, sólo veía tu vuelo y quería ser como tú, pensaba que lo mío no podía ser tan hermoso como lo tuyo… ahora sé que ambas cosas lo son.

La golondrina sonreía, se acercó al pez y abrazándolo le confió:

Los dos hemos aprendido lo mismo, nada a partir de este momento será igual… mi vuelo será lo más maravilloso y tu nado también, tú estarás en mí y yo en ti, pero los dos seremos lo que somos y nada será mejor ni nos podrá enseñar más.

Cuentan que a partir de ese día algo extraño sucedía cerca del estanque… un pez dorado estaba aprendiendo a nadar y una golondrina a volar.

¬Jacobo Grinberg Zylberbaum

* Libro: La Experiencia Interna

<<<>>>

SOY LIBRE | Louise L. Hay

Blog 0040 Soy Libre

 

Soy libre.

Soy Espíritu puro, y Luz, y Energía.

Me veo como un ser libre.

Soy libre en mi mente.

Soy libre en mis emociones.

Soy libre en mis relaciones.

Soy libre en mi cuerpo.

Me siento libre en mi vida.

Me permito conectarme con aquella parte de mí

que es puro Espíritu y totalmente libre.

Me desprendo de todas las limitaciones y todos los miedos de mi mente humana.

Ya no me siento inmovilizada.

Cuando me conecto con ese Espíritu que hay dentro de mí,

con esa parte mía que es puro Espíritu,

me doy cuenta de que soy mucho más que mi personalidad,

mucho más que mis problemas o mi malestar.

Cuanto más me conecto con esa parte mía,

más libre puedo ser en todos los ámbitos de mi vida.

Puedo elegir ser esa parte de mi Espíritu que es totalmente libre.

Si puedo ser libre en un ámbito, puedo serlo en muchos.

Estoy dispuesta a ser libre.

La parte de mí que es Espíritu puro sabe conducirme,

y guiarme de maneras muy beneficiosas para mí.

Confío en mi parte espiritual y sé que estoy a salvo siendo libre.

Soy libre en mi amor por mí misma,

y dejo que ese amor fluya con toda la libertad posible.

Ser libre no implica ningún peligro.

Soy Espíritu, Soy Libre, y Así Es.

¬Louise Hay

<<<>>>

 

 

.

 

 

EL ARTE DE ESTAR SOLO | Osho

ElArteDeEstarSolo

Para tener buenas relaciones, la gente se apega, y cuanto más te apegas a la otra persona, más se asusta la otra persona, más ganas tiene de escapar, porque hay una gran necesidad interior de ser libres.

El deseo de libertad es mucho mayor que cualquier otro deseo, es mucho más profundo que cualquier otro deseo. De ahí que uno pueda sacrificar incluso el amor, pero no pueda sacrificar la libertad, no forma parte de la naturaleza de las cosas. De ahí que la auténtica dicha sólo pueda ocurrir en tu soledad.

La soledad es un arte, sobretodo el arte de la meditación.

Estar completamente centrado en tu propio ser sin ansiar a la otra persona; estar en tal profundo reposo contigo mismo que no necesitas nada más, eso es la soledad. Te proporciona dicha eterna.

Si primero estás arraigado en tu ser y luego te diriges a una relación, el fenómeno es completamente distinto.

En este caso puedes compartir, puedes amar y también puedes disfrutar este amor.

Incluso cuando es momentáneo, puedes danzar, puedes bailar, y cuando desaparece, desaparece; no miras atrás. Eres capaz de crear otro amor, de modo que no hay necesidad de apegarse. Das gracias a tu amante, das gracias al amor que ya no está ahí porque te enriqueció y te proporcionó algunos atisbos de la vida, te hizo más maduro.

No obstante, esto sólo será posible si estás algo arraigado en tu Ser.

Si el amor es todo lo que tienes, sin ninguna base meditativa, sufrirás, cada relación amorosa tarde o temprano se convertirá en una pesadilla.

Aprende el arte de estar solo, y dichosamente solo; entonces, todo será posible.

 Osho