TÚ ERES YO Y YO SOY TÚ | Thich Nhat Hanh

SE1313-190226 Tu eres yo y yo soy tu Thich Nhat Hanh PhNathanAnderson

Tú eres yo y yo soy tú

¿No es evidente que inter-somos?

 

Tú eres yo y yo soy tú….
Tú cultivas la flor que hay en ti,
para que yo Sigue leyendo

Anuncios

CUIDANDO AL NIÑO HERIDO | Thich Nhat Hanh

Blog 0189 Cuidando al niño herido Thich Nhat Hanh - Ph Micah Hallahan

 

A veces el niño herido que hay en nosotros necesita nuestra atención.

Ese niño pequeño puede aflorar de las profundidades de nuestra conciencia y pedir nuestra atención.

Si eres consciente, oirás su voz pidiendo ayuda.

En ese momento, en lugar de contemplar un bello amanecer, vuelve a ti mismo y abraza tiernamente al niño herido que hay en ti.

 

<>

«Inspirando, vuelvo con el niño herido que hay en mí;

espirando, cuidaré muy bien de mi niño herido»

<>

 

Para cuidar de nosotros mismos, debemos volver y cuidar del niño herido que hay en nuestro interior.

Debes practicar cada día el volver a tu niño herido…

Abrazarlo tiernamente, como si fueras un hermano o una hermana mayor.

Y tendrás que hablarle. Y también puedes escribir una carta al niño pequeño que hay en ti, de dos o tres páginas, para decir que reconoces su presencia y que harás todo lo posible para curar sus heridas.

Cuando hablamos de escuchar con compasión, normalmente creemos que se refiere a escuchar a otra persona.

Pero también debemos escuchar al niño herido que hay en nuestro interior.

Está en nosotros aquí, en el momento presente.

Y podemos curarlo ahora mismo.

 

<>

«Mi querido niño herido, estoy aquí por ti, listo para escucharte.

Por favor, cuéntame tu sufrimiento, muéstrame todo tu dolor.

Estoy aquí, escuchándote de verdad»

<>

 

Y si sabes volver a él, escucharle cada día durante cinco o diez minutos, la curación tendrá lugar.

Cuando subas una bella montaña invita al niño que hay dentro de ti a subir contigo.

Cuando contemples una hermosa puesta de sol, invítalo a disfrutarla contigo.

Si lo haces durante algunas semanas o meses, el niño herido que hay en ti se curará.

La plena conciencia es la energía que puede ayudarnos a hacerlo.

 

¬Thich Nhat Hanh

 

<<<>>>

 

Photo by Micah Hallahan  / Unsplash

 

 

 

¡RESPIRA, ESTÁS VIVO!  |  Thich Nhat Hanh

Blog 0158 Respira Estas Vivo Pic Elyssa Zornes

 

Hay muchas técnicas de respiración que pueden ayudarte a vivir más intensamente y más contento.

El primer ejercicio es muy sencillo.

 

Mientras inhalas dices:

“Al inhalar, sé que estoy inhalando”.

Luego exhalas y te dices:

“Al exhalar, sé que estoy exhalando”.

Nada más.

 

Reconoces que la inhalación es una inhalación y que la exhalación es una exhalación.

Ni siquiera tienes que repetir toda la frase; basta con decir: “inhalando” y “exhalando”.

Esta técnica te puede ayudar a concentrarte en la respiración.

A medida que practicas, tu respiración se va calmando y se dulcifica, lo mismo pasa con tu mente y tu cuerpo. No es un ejercicio difícil. Basta un par de minutos para que empieces a sentir los efectos de la meditación.

La inhalación y la exhalación son muy importantes, y muy agradables también. La respiración conecta el cuerpo y la mente. A veces, la mente está distraída en cualquier cosa, mientras el cuerpo hace otra; nuestra mente y muestro cuerpo no están en armonía.

Al concentrarnos en la respiración, en la inhalación y la exhalación, reconectamos el cuerpo con la mente y recuperamos la plenitud. La respiración consciente es un puente importante.

Para mí, la respiración es una alegría de la que no puedo prescindir. Todos los días practico la respiración consciente en mi pequeña sala de meditación en la que tengo pegada esta frase caligrafiada:

“¡Respira, estás vivo!”

Basta con respirar y sonreír para hacernos muy felices, porque cuando respiramos conscientemente recuperamos la plenitud y nos conectamos totalmente con la vida en el momento presente.

<<<>>>

¬ Thich Nhat Hanh

Libro: La paz está en cada paso

 

** Photo by Elyssa Zornes  / Unsplash

 

 

.

14 Preceptos de un Maestro Zen | Thich Nhat Hanh

Blog 14 Preceptos Pic Jeremy Thomas

 

1. No seas idólatra ni te ates a ninguna doctrina, teoría o ideología, incluso a las Buddhistas. Todos los sistemas de pensamiento son medios de guía; no son la verdad absoluta.

<>

2. No creas que el conocimiento que tienes en este momento es la verdad inmutable, absoluta. Evita ser de mentalidad estrecha y atarte a los puntos de vista presentes. Aprende y practica el desapego de los puntos de vista para estar abierto a recibir los puntos de vista de los demás. La verdad se encuentra en la vida y no meramente en el conocimiento conceptual. Prepárate para aprender a través de toda la vida y a observar la realidad en ti mismo y en el mundo en todo momento.

<>

3. No fuerces a los demás, ni siquiera a los niños, por ningún medio en absoluto, a adoptar tus puntos de vista, ya sea por autoridad, amenaza, dinero, propaganda o incluso educación. Sin embargo, por medio del diálogo compasivo, ayuda a los demás a renunciar al fanatismo y la estrechez.

<>

4. No evites el contacto con el sufrimiento ni cierres tus ojos ante el sufrimiento. No pierdas la conciencia de la existencia del sufrimiento en la vida del mundo. Encuentra maneras para estar con aquellos que están sufriendo por todos los medios, incluyendo el contacto personal y las visitas, imágenes, sonido. Por tales medios, despierta tú mismo y a los demás a la realidad del sufrimiento en el mundo.

<>

5. No acumules riqueza mientras millones están hambrientos. No tomes como el objetivo de tu vida a la fama, el provecho, la riqueza o el placer sensual. Vive simplemente y comparte el tiempo, la energía y los recursos materiales con quienes están en necesidad.

<>

6. No mantengas ira u odio. Tan pronto como surgen la ira y el odio, practica la meditación sobre la compasión para comprender profundamente a las personas que han causado ira y odio. Aprende a ver a los otros seres con los ojos de la compasión.

<>

7. No te pierdas en la dispersión y en el ambiente que te rodea. Aprende a practicar la respiración para recuperar la compostura del cuerpo y la mente, para practicar la atención, y para desarrollar la concentración y la comprensión.

<>

8. No pronuncies palabras que puedan crear discordia y causar ruptura en la comunidad. Haz todos los esfuerzos para reconciliar y resolver todos los conflictos, aunque sean pequeños.

<>

9. No digas cosas falsas por el bien del interés personal o para impresionar a las personas. No pronuncies palabras que causen desviación y odio. No difundas noticias que no sabes si son ciertas. No critiques o condenes cosas de las que no estás seguro. Habla siempre verdadera y constructivamente. Ten el valor de hablar sobre situaciones de injusticia, aun cuando hacerlo pueda amenazar tu propia seguridad.

<>

10. No uses a la comunidad Buddhista para ganancia o provecho personal, ni transformes tu comunidad en un partido político. Una comunidad religiosa debe, sin embargo, tomar una actitud clara contra la opresión y la injusticia, y debe esforzarse por cambiar la situación sin engancharse en conflictos partidarios.

<>

11. No vivas con una vocación que sea dañina para los humanos y la naturaleza. No inviertas en compañías que priven a los demás de su oportunidad de vivir. Elige una vocación que ayude a realizar tu ideal de compasión.

<>

12. No mates. No permitas que otros maten. Encuentra todos los medios posibles para proteger la vida y prevenir la guerra.

<>

13. No poseas nada que debería pertenecer a los demás. Respeta la propiedad de los demás pero evita que los demás se enriquezcan con el sufrimiento humano o el sufrimiento de otros seres.

<>

14. No maltrates a tu cuerpo. Aprende a manejarlo con respeto. No veas a tu cuerpo sólo como un instrumento. Preserva las energías vitales (sexual, respiración, espíritu) para la realización del Camino. La expresión sexual no debería ocurrir sin amor y compromiso. En las relaciones sexuales, sé consciente del sufrimiento futuro que pueda causarse. Para preservar la felicidad de los demás, respeta los derechos y compromisos de los demás. Sé plenamente consciente de la responsabilidad de traer nuevas vidas al mundo. Medita sobre el mundo al cual estás trayendo nuevos seres.

<>

No creas que yo siento que sigo todos y cada uno de estos preceptos perfectamente. Sé que fallo de muchas maneras. Ninguno de nosotros puede cumplir plenamente cualquiera de ellos. Sin embargo, debo trabajar hacia una meta. Esta es mi meta. Ninguna palabra puede reemplazar a la práctica, sólo la práctica puede hacer a las palabras.

<<<>>>

Thich Nhat Hanh

 

<<<>>>

** Imagen: Jeremy Thomas / Unsplash

 

.