EL MISTERIO DE SANAR | Jeff Foster

Abrazar y abrirnos a nuestro dolor —a la tristeza, al miedo, a la pena, a las dudas— no necesariamente hace que el dolor sea menos intenso, o que se haga más fácil de soportar en el momento. Y no hay promesas aquí, en el campo de la Verdad que se despliega momento a momento el dolor podría desaparecer, o no. Podría volverse más intenso antes de disiparse. Podría nunca irse.

Pero ese no es el punto. No abrazamos nuestro dolor con el fin de hacerlo «desaparecer». Eso es resistencia, no aceptación.

Sin embargo, no somos mártires, y no somos masoquistas, y no somos narcisistas, ni tampoco estamos obsesionados con nuestro sufrimiento, ni tampoco estamos enamorados de él. Sólo estamos interesados en la verdad de este momento.

Estamos enamorados de la vida misma. Y sabemos que cada sensación, cada oleada de miedo, cada hormigueo, cada palpitación, cada vibrante parte del cuerpo, no es otra cosa que la vida misma, una expresión plena de consciencia, que está aquí para ser incluida; sabemos que no se trata de ningún enemigo, o una amenaza a la totalidad, sino una expresión de la totalidad.

Y sabemos que huir de nuestro dolor, reprimirlo, ignorarlo, negarlo, tratar de anestesiarlo o hacer que «desaparezca», sólo nos convierte en esclavos de él, viviendo atemorizados y que, en última instancia, sólo estaríamos huyendo de nuestros propios hijos.

Comprendemos el camino para abrirnos, el camino sin camino de la inclusión radical, de decir:

Sí a cualquier cosa que surge en nosotros

Sí tanto al aburrimiento como a la felicidad

Sí tanto a la alegría como a la tristeza.

Y sabemos que este es el camino menos recorrido: el camino del coraje, el de sumergirnos desnudos en lo desconocido día tras día. Sin embargo sabemos que es el único camino para nosotros, ¡para quienes ya hemos intentado todos los demás caminos!

Sanar no significa eliminar inmediatamente el dolor.

Significa abrirnos al dolor en su inmediatez, y abrirnos a la alegría, y abrirnos a la pena, y abrirnos al éxtasis, y abrirnos a nuestra incapacidad de abrirnos, y conocernos a nosotros mismos como esa apertura, esa inmensidad en donde todo es incluido, en donde todo es permitido, en donde todo es bienvenido, ¡en donde todo está vivo!

¬Jeff Foster

Photo by Brooke Cage

***

.

Anuncios

TUS EMOCIONES SON TÚ ELECCIÓN | Patricia Anaya

A veces te acostumbras tanto a vivir con miedo, con tristeza, con ansiedad o con alguna emoción desagradable; que empiezas a creer que estos sentimientos que son naturales en ti; y, entonces, los momentos de paz, de felicidad, de éxito te resultan incómodos.

Si te detectas en esta circunstancia, haz una pausa y valora qué es lo que realmente prefieres sentir.

Toma las acciones que sean necesarias para que logres llegar a la nueva emoción que has elegido sentir y permítete sentirla.

Por ejemplo: Detectas que estás triste y que no quieres sentirte así. Primero aceptas tu tristeza. Luego, buscas pensamientos que te lleven a sentirte alegre, tal vez algún recuerdo de tu infancia, probablemente la memoria de un evento exitoso en tu trabajo, la lectura de un libro de tu agrado o encontrando en la cartelera cinematográfica alguna comedia cuya trama te pudiese provocar risa.

Una vez que tu vibración de tristeza empieza a difuminarse y surge tu vibración de alegría, eliges permanecer ahí tanto cuanto más desees.

Y, si así lo estimas útil, ya estando en el estado vibratorio de alegría puedes hacer un recuento de lo que pudo haber provocado la tristeza que sentías, con el fin de trabajarla, darle salida o encontrarle solución, —si las tiene—, y con ello prever que no reaparezca esa emoción más adelante.

Las emociones son una elección, y esta elección es solamente tuya.

¬Patricia Anaya

Photo by Lucreative /Unsplash

***

LOS SIETE EGOS | Kahlil Gibrán

En la hora más silenciosa de la noche, mientras estaba yo acostado y dormitando, mis siete egos se sentaron en rueda a conversar entre susurros, en estos términos:

Primer Ego:

—He vivido aquí, en este loco, todos estos años, y no he hecho otra cosa que renovar sus penas de día y reavivar su tristeza de noche. No puedo soportar más mi destino, y me rebelo.

SIGUE

No Ignores la Tristeza | Anónimo

Blog 0172 No Ignores la Tristeza

No ignores la tristeza

Ábrele espacio para que respire.

La tristeza es un hueco en el amor.

Una fuga transitoria de energía.

Un camino hacia uno mismo.

La revisión profunda de algún espacio roto.

<>

No ignores la tristeza.

Pues toda emoción es necesaria y conveniente.

La tristeza te ayuda a detenerte temporalmente.

A alejarte de todo lo mundano.

Te deja en la puerta de un nuevo comienzo.

<>

Reconócela.

No la confines a un espacio muerto.

No la encierres bajo llave.

No permitas que se entierre.

No la disfraces con mentiras lindas.

<>

No ignores la tristeza.

Escucha su mudez, siente su calma.

Ella no pretende avergonzarte.

No todos los días son soleados.

Todo tiene un lado débil.

<>

No ignores la tristeza.

Permítele que hable en su dialecto.

Que te conduzca hasta el final de la bajada.

Y cuando vuelva la otra fase de la Luna

el rayo de luz traspasará el prisma

y volverá a encenderse de colores tu alegría.

<>

No ignores la tristeza.

Todas tus emociones son importantes y necesarias.

No siempre estarás en el lado fuerte.

Expresa lo que sientes.

Pronto volverás a estar alegre.

¬Anónimo

<<<>>>

ALEGRÍAS Y TRISTEZAS | Kahlil Gibrán

 

Blog 0157 Alegrías y Tristezas Pic Felix Russell

No cambio la tristeza de mi corazón

por la alegría de la gente,

ni mis ocultas lágrimas

por una sonrisa.

Prefiero que mi vida

sea una lágrima y

una sonrisa.

 

Una lágrima que purifique el corazón,

me revele los secretos de la vida y su oculto sentido;

y una sonrisa que me acerque a los humanos.

Una lágrima con la que pueda acompañar a los desdichados;

y una sonrisa que simbolice mi alegría en la vida.

Quiero morir anhelante

y no vivir en el tedio.

Deseo que haya en las profundidades de mi Alma,

sed de amor y belleza;

porque miré y vi que los satisfechos

son miserables esclavos de la materia;

y escuché y oí que los suspiros del anhelante

son más dulces que la mejor música.

Llega la tarde, la flor recoge sus pétalos

y duerme abrazada a su deseo;

cuando llega la aurora, abre sus labios

para recibir el beso del sol,

porque la vida de las flores

es deseo y encuentro,

lágrimas y sonrisa.

Las aguas del mar se evaporan

para convertirse en nubes que vagan

sobre montes y valles,

al encontrarse con el viento,

caen llorosas sobre los campos,

y luego, se unen a los ríos;

al final de la jornada,

vuelven a su patria, que es el mar.

La vida de las nubes es

separación y encuentro,

lágrimas y sonrisa.

Así, el Alma se separa de Dios

y camina en el mundo de la materia,

luego pasa cual nube sobre la montaña de la tristeza

y los valles de la alegría,

y después,

al encontrarse con los vientos de la muerte,

regresa a su lugar de Origen:

al mar del Amor,

y de la Belleza…

¡A Dios!

 

 

.

¬Kahlil Gibrán

Photo by Felix Russell / Unsplash

***

.

FORTALEZA | Melody Beattie

Blog 0048 Fortaleza sc

 

No siempre tenemos que ser fuertes para ser fuertes.

A veces, nuestra fortaleza se expresa siendo vulnerables.

A veces, necesitamos deshacernos en pedazos para rehacernos, y seguir Sigue leyendo

LA TRISTEZA Y LA FURIA | Jorge Bucay

Blog 0047 La Tristeza Y La Furia sc

En un reino encantado donde los hombres no pueden llegar o quizás donde los hombres transitan eternamente sin darse cuenta. En un reino donde las cosas tangibles se vuelven concretas, había una vez un estanque maravilloso. Era una largura de agua cristalina y pura donde nadaban peces de todos los colores existentes y donde todas las tonalidades del verde se reflejaban permanentemente…

Hasta este estanque mágico y transparente, llegó la furia y la tristeza a bañarse y disfrutar de mutua compañía. Las dos quitaron sus vestimentas y entraron al estanque, la furia apurada y urgida como es su costumbre, sin saber porqué, se bañó rápidamente y más rápidamente aún se salió del agua, pero la furia es ciega o por lo menos no distingue claramente la realidad.

Así que apurada, se puso al salir la primera ropa que encontró y sucedió que no era la suya, sino de la tristeza y así vestida de tristeza, la furia se fue.

Con calma y muy serena, dispuesta a quedarse donde estaba, la tristeza terminó su baño y sin apuros, o mejor dicho sin conciencia del paso del tiempo, como es su costumbre, con pereza y lentamente salió del agua. En la orilla se encontró con que su ropa no estaba.

Como todos sabemos, si hay algo que a la tristeza no le gusta es quedar al desnudo, así que se puso la única ropa que había junto al estanque. La ropa de la furia.

Cuentan que desde entonces, en muchas ocasiones uno se encuentra con la furia, ciega, cruel, terrible y enfadada, pero si nos damos el tiempo de mirar bien, encontramos que esta furia que vemos es solo un disfraz.

Y que detrás del disfraz de la furia, en realidad está escondida la tristeza.

<<<>>>

¬ Jorge Bucay

* Libro: Cuentos para pensar

 

 

.

 

TOMAR ACCIÓN PARA SANAR TU TRISTEZA | Patricia Anaya

Blog 0008 Tomar Accion pSanarLa Tristeza

Cuando sobreviene la tristeza, ante una pérdida o separación, es difícil comprender que esta emoción, a pesar de ser dolorosa, tiene beneficios cuando se maneja de manera óptima.

Sí, el episodio de tristeza lo puedes utilizar como un tiempo para hacer introspección, es decir, para girar tu mirada hacia ti misma/o y conocerte un poco más.

También, para sacar de del fondo de ti, tu Poder Interior, la única fuerza que te ayudará genuinamente a reparar cada uno de los pedacitos en los que quedó partido tu corazón.

Puedes usar este periodo para realizar una reflexión profunda y encontrar los “para qué” de lo que has vivido y el “para qué” estás experimentando este estado emocional. Así como para abrir bien los ojos hacia diferentes alternativas que te lleven a decidir hacia qué dirección quieres que tome tu vida después de sanar tu dolor.

A pesar de los beneficios que trae consigo, la tristeza tiene que sanar más temprano que tarde; ya que de no hacerlo se cronifica y daña; e incluso, lastimar indirectamente a quienes conviven con quien está triste.

Para empezar el camino de sanación de la tristeza lo más importante es TOMAR ACCIÓN; la cual, por pequeña que sea es, en sí misma, un movimiento, un paso hacia adelante.

— “¿Acción? ¡Noooo! ¡Es lo que menos tengo ganas, no quiero moverme de mi cama!”— Expresión común de alguien que está triste

Cuando estás triste, estás sin ánimo de nada, pero tu voluntad y tu fuerza interna son superiores, y de ellas tienes que asirte.

Así que, el primer reto a vencer cuando estás triste, implica que cuando inicia el día, muy tempranito, tengas ánimo o no, te levantes de la cama, abras las ventanas, y conscientemente respires el aire fresco y percibas la temperatura e iluminación del sol en tu piel.

Y luego, tengas ánimo o no, tomes un baño y durante el mismo pongas la intención de que el agua limpie tu tristeza mientras limpia tu cuerpo.

Terminas, te arreglas lo mejor que puedas y te dispones a alimentarte sanamente antes de iniciar tus labores.

Lo anterior fortalecerá tu autoestima y, a su vez, permitirá que te sientas un poco, o un mucho, mejor que antes, porque estarás manteniendo encendida en ti la chispa de la vida.

Otra clave útil para TOMAR ACCIÓN durante el episodio de tristeza:

Dar un sentido positivo a cada paso que avanzas es lo que te permitirá gradualmente sanar tu tristeza, cual sea la razón que la haya disparado y el motivo por el que la vives.

Pero ¡alerta! Estar triste y sola/o no es siempre la mejor combinación, sobre todo cuando el nivel de tristeza es alto, o cuando lleva ya mucho tiempo sin iniciarse el proceso de sanación.

Saber pedir ayuda y saber recibirla es esencial en estos casos; y también cada una constituye una acción hacia la sanación.

Solicitar apoyo no habla de tu debilidad sino más bien de lo grande que eres, al ser humilde y reconocer que, en esta ocasión, no puedes sola/o con el paquete; que requieres contar con una mano amiga, con un hombro en donde poder llorar, con un oído que escuche activamente lo que expresamos, con una mirada dulce que emita rayos de Luz, con unos labios que expresen palabras que alienten nuestra alma a seguir.

Sin embargo, es importante reconocer también que, a veces, la ayuda de un ser cercano no es suficiente. Ocasionalmente, salir de la tristeza sólo es posible con el acompañamiento de un profesionista calificado; que pueda guiarte paso a paso para que encuentres la salida más recta, menos complicada, más útil para tu crecimiento, más dirigida a tu salud emocional.

Tener tristeza no es “malo”, y tiene sus beneficios dentro del proceso de evolución, pero a veces puede transformarse en una emoción tóxica:

Por ejemplo: cuando se toma como estandarte para vivir; cuando los beneficios secundarios que ofrece son grandes y, por ello, no se tiene voluntad para sanar.

O cuando no se ha encontrado la guía oportuna y precisa; y se dan tumbos en el camino hacia la sanación; agravándose o convirtiéndose en crónica.

Si tienes dificultad para sanar tu tristeza no dudes en contactar a una experta/o en el área cercano a tu localidad.

La tristeza duele, pero no tiene por qué llevarte al sufrimiento… ¡TOMA ACCIÓN!

¬Patricia Anaya

***

.