¿Cómo Hacerte Saber Que Hay Tiempo? | Mario Benedetti

 

Blog 0109 ComoHacerteSaberQueHay Tiempo

 

¿Cómo hacerte saber que siempre hay tiempo?

Que uno tiene que buscarlo y dárselo…

Que nadie establece normas, salvo la vida…

Que la vida sin ciertas normas pierde formas…

Que la forma no se pierde con abrirnos…

Que abrirnos no es amar indiscriminadamente…

Que no está prohibido amar…

Que también se puede odiar…

Que la agresión porque sí, hiere mucho…

Que las heridas se cierran…

Que las puertas no deben cerrarse…

Que la mayor puerta es el afecto…

Que los afectos, nos definen…

Que definirse no es remar contra la corriente…

Que no cuanto más fuerte se hace el trazo, más se dibuja…

Que negar palabras, es abrir distancias…

Que encontrarse es muy hermoso…

Que el sexo forma parte de lo hermoso de la vida…

Que la vida parte del sexo…

Que el por qué de los niños, tiene su por qué…

Que querer saber de alguien, no es sólo curiosidad…

Que saber todo de todos, es curiosidad malsana…

Que nunca está de más agradecer…

Que autodeterminación no es hacer las cosas solo…

Que nadie quiere estar solo…

Que para no estar solo hay que dar…

Que para dar, debemos recibir antes…

Que para que nos den también hay que saber pedir…

Que saber pedir no es regalarse…

Que regalarse en definitiva no es quererse…

Que para que nos quieran debemos demostrar qué somos…

Que para que alguien sea, hay que ayudarlo…

Que ayudar es poder alentar y apoyar…

Que adular no es apoyar…

Que adular es tan pernicioso como dar vuelta la cara…

Que las cosas cara a cara son honestas…

Que nadie es honesto porque no robe…

Que cuando no hay placer en las cosas no se está viviendo…

Que para sentir la vida hay que olvidarse que existe la muerte…

Que se puede estar muerto en vida..

Que se siente con el cuerpo y la mente…

Que con los oídos se escucha…

Que cuesta ser sensible y no herirse…

Que herirse no es desangrarse…

Que para no ser heridos levantamos muros…

Que sería mejor construir puentes…

Que sobre ellos se van a la otra orilla y nadie vuelve…

Que volver no implica retroceder…

Que retroceder también puede ser avanzar…

Que no por mucho avanzar se amanece más cerca del sol…

¿Cómo hacerte saber que nadie establece normas, salvo la vida?

 

Anuncios

El Valioso Tiempo de los Maduros | Mario De Andrade

Blog El Valioso Tiempo de los Maduros

Conté mis años y descubrí, que tengo menos tiempo para vivir de aquí en adelante,

que el que viví hasta ahora…

<>

Me siento como aquel chico que ganó un paquete de golosinas:

las primeras las comió con agrado,

pero cuando percibió que quedaban pocas,

comenzó a saborearlas profundamente.

<>

Ya no tengo tiempo para reuniones interminables

donde se discuten estatutos, normas, procedimientos y reglamentos internos,

sabiendo que no se va a lograr nada.

<>

Ya no tengo tiempo para soportar absurdas personas que,

a pesar de su edad cronológica, no han crecido.

Ya no tengo tiempo para lidiar con mediocridades.

No quiero estar en reuniones donde desfilan egos inflados.

<>

No tolero a maniobreros y ventajeros.

Me molestan los envidiosos que tratan de desacreditar

a los más capaces para apropiarse de sus lugares, talentos y logros.

<>

Detesto, si soy testigo, de los defectos

que genera la lucha por un majestuoso cargo.

Las personas no discuten contenidos, apenas los títulos.

Mi tiempo es escaso como para discutir títulos.

<>

Quiero la esencia, mi Alma tiene prisa…

Sin muchas golosinas en el paquete…

<>

Quiero vivir al lado de gente humana, muy humana.

Que sepa reír de sus errores.

Que no se envanezca con sus triunfos.

Que no se considere electa antes de hora.

Que no huya de sus responsabilidades.

Que defienda la dignidad humana.

Y que desee, tan sólo, andar del lado de la verdad y la honradez.

<>

Lo esencial es lo que hace que la vida valga la pena.

Quiero rodearme de gente que sepa tocar el corazón de las personas….

Gente, a quien los golpes duros de la vida

le enseñaron a crecer con toques suaves en el alma.

<>

Sí, tengo prisa, pero por vivir con la intensidad

que sólo la madurez puede dar.

Pretendo no desperdiciar parte alguna de las golosinas que me quedan…

Estoy seguro que serán más exquisitas,

que las que hasta ahora he comido.

<>

Mi meta es llegar al final satisfecho y en paz

con mis seres queridos y con mi conciencia.

Espero que la tuya sea la misma,

porque de cualquier manera, llegarás…

Mario De Andrade

<<<>>>

NO TE CONFORMES | Elena Almirall Arnal

Blog 0088 No te conformes sc

 

No te conformes con sobrevivir, vive.

No te conformes con arrastrarte, vuela.

No te conformes con oír, escucha.

No te conformes con comer, disfruta.

No te conformes con sonreír, ríe, ríe y no dejes de reír.

No te conformes con tener curiosidad, investiga.

No te conformes con leer, analiza.

No te conformes con tener sexo, ama.

No te conformes con estudiar, aprende.

No te conformes con creer, confía.

No te conformes con observar, mira con atención.

No te conformes con ver la televisión, viaja.

No te conformes con lo que te digan, cuestiona.

No te conformes con no saber, fórmate.

No te conformes con dar la mano, abraza.

No te conformes con dormir, sueña.

No te conformes con sentarte, camina.

No te conformes con lo que no te gusta, lucha.

No te conformes con comprender, perdona.

No te conformes con apagarte, brilla.

No te conformes,

por favor…

¡No te Conformes!

Elena Almirall Arnal

FUENTE: Buenas Noticias

<<<>>>

DEJA IR LA URGENCIA | Melody Beattie

Blog DejaIrLaUrgencia

 

¡Una cosa a la vez!

Eso es todo lo que tenemos que hacer.

No dos cosas a la vez, sino una cosa hecha en paz.

Una tarea a la vez.

Un sentimiento a la vez.

Un día a la vez.

Un problema a la vez.

Un paso a la vez.

Un placer a la vez.

¡Relájate! Deja ir la urgencia.

Empieza calmadamente ahora.

Toma una sola cosa a la vez.

Cuando tengas dudas haz primero lo primero.

¿Ves cómo todo se arregla?

Melody Beattie

*Libro: El Lenguaje del Adiós

El contenido de este párrafo es contundente. ¡Un día a la vez!  instrucción clara y precisa para aplicar en cualquier circunstancia de tu vida: Al separarte de tu pareja; cuando alguien amado muere; cuando tienes una enfermedad; antes de tomar una decisión de vida; durante tu proceso de sanación emocional… Lo más importante para mí es que en cada “uno a la vez”, sea cual sea, prevalezca el amor a ti misma y haya paz en tu Corazón y en tu mente.

Patricia Anaya

LA PAZ DE LAS COSAS SALVAJES | Wendell Berry

Blog PazDeLasCosasSalvajes

 

Cuando el temor por el mundo crece en mí

y despierto en la noche ante el menor sonido,

preocupado por qué será de mi vida y de las vidas de mis hijos,

voy y me acuesto allí

donde el patodescansa en su belleza en el agua,

y la garza real se alimenta.

<>

Entro en la paz de las cosas salvajes

que no ponen a prueba sus vidas con la anticipación del dolor.

<>

Entro en la presencia del agua quieta.

Y siento sobre mi cabeza a las estrellas

ciegas al día esperando con su luz.

Por un momento, descanso en la gracia del mundo, y soy libre.

Wendell Berry

<<<>>>

Bello poema que nos invita a vivir el instante es vivir en paz, tal como lo hacen los animales, y todo en la Naturaleza; fluyendo con la confianza plena en la vida, siendo libres.

Patricia Anaya

DEL SER | Jacobo Grinberg

Blog 0052 Del Ser sc

 

La última etapa del cambio hacia el Ser, ocurre cuando acaban las dicotomías:

Cuando lo que se hace coincide punto a punto con lo que se piensa.

Cuando todo es importante y valioso y se deja de jerarquizar.

Cuando desaparece por completo la autocomplacencia.

Cuando deja de interesar que otros noten el cambio.

Cuando cada estímulo y cada situación enseñan.

Cuando se deja de dar valor diferente a las cosas.

Cuando todo se convierte en uno mismo.

Cuando se deja de analizar el análisis y se deja de pensar en el pensamiento.

Cuando se deja de pensar en el ser y se es.

Cuando se deja de actuar por recibir aprobación.

Cuando se deja de predicar y de imponer y únicamente se transmite.

Cuando se vive sin valorar la vivencia.

Cuando se ama a todo y a todos.

Cuando se es libre.

Cuando se llega a ser.

<<<>>>

¬ Jacobo Gringberg Zylberbaum

*Libro: La Experiencia Interna

 

 

.

Fábula: EL PEZ Y EL AVE | Jacobo Grinberg

Blog 0045 El Pez Y El Ave

 

Un pez dorado estaba asombrado por el vuelo de las aves. Le gustaba asomarse a la superficie del agua y ver cómo la golondrina se trasladaba por el espacio abierto al agitar sus alas. Le encantaba analizar sus movimientos y pensar que éstos le permitían alcanzar grandes velocidades. Entendía el mecanismo del vuelo… y deseaba volar.

Una golondrina estaba asombrada por el nado de los peces. Le gustaba volar por encima del estanque para ver cómo el pez dorado, al mover su cola, se trasladaba en el agua, transparente y fresca. Le encantaba analizar la forma en que el pez se quedaba flotando: inmóvil y sin esfuerzo, y cómo en un santiamén cambiaba su posición. Entendía el mecanismo del nado… y deseaba nadar.

Un día de sol, la golondrina le habló al pez:

Si tú me enseñas a nadar, yo te enseñaré a volar.

Y el pez le contestó con una sonrisa:

Trato hecho!

A partir de ese momento se hicieron amigos. El pez le explicó a la golondrina todos los secretos de la natación y le enseñó a doblar sus alas y moverse de tal forma que le permitiera penetrar en el agua y trasladarse en ella.

La golondrina, a su vez, enseñó al pez cómo adquirir suficiente impulso en un movimiento ascendente desde la profundidad del estanque. Le explicó que este impulso le haría salir del agua y que, una vez en el espacio, tendría que mover la cola y así podría volar.

El aprendizaje fue lento y peligroso, pero llegó el momento en que todos los movimientos fueron aprendidos y se decidió hacer la prueba final.

La golondrina, ansiosa, le dijo al pez:

—Estás preparado para volar, ahora debes intentarlo.

Y el pez, preocupado, replicó:

—Tú también lo estás, si así lo deseas puedes nadar.

Los dos se prepararon, respirando hondo y después de un momento de vacilación, se atrevieron…

Alguien, a la orilla del estanque, tuvo una visión fantástica: vio volar a un pez dorado y nadar a una golondrina.

Cuando se volvieron a encontrar, los dos notaron que cada uno tenía un brillo especial en los ojos, era un reflejo profundo y sereno.

El pez miró a su compañera y le dijo:

Cuando volaba hice un descubrimiento: sentí que te podía conocer como nunca antes me imaginé. Viví mi vuelo siendo tú y siendo yo.

La golondrina, sonrojada, le contestó:

—Yo sentí lo mismo.

El pez, «frunciendo el entrecejo», miró una hoja que flotaba en el estanque; parecía querer decir algo muy difícil o penoso.

La golondrina le demandó:

¡Dilo de una vez!

También descubrí otra cosa… supe que mi nado no era diferente de tu vuelo, sentí que antes había nadado como un autómata y que me había olvidado que nadar es también bello, además…

El pez no se atrevía a terminar, miraba en una dirección y después en la otra evitando enfrentarse con la mirada de la golondrina, ésta esperaba pensativa; por fin el pez prosiguió:

… además, entendí la razón del olvido, sólo veía tu vuelo y quería ser como tú, pensaba que lo mío no podía ser tan hermoso como lo tuyo… ahora sé que ambas cosas lo son.

La golondrina sonreía, se acercó al pez y abrazándolo le confió:

Los dos hemos aprendido lo mismo, nada a partir de este momento será igual… mi vuelo será lo más maravilloso y tu nado también, tú estarás en mí y yo en ti, pero los dos seremos lo que somos y nada será mejor ni nos podrá enseñar más.

Cuentan que a partir de ese día algo extraño sucedía cerca del estanque… un pez dorado estaba aprendiendo a nadar y una golondrina a volar.

¬Jacobo Grinberg Zylberbaum

* Libro: La Experiencia Interna

<<<>>>